Google+ El Malpensante

Reseñas

Un sancocho literario político y religioso

Con el ojo en las publicaciones colombianas

Mario Mendoza, Buda Blues Planeta, 2009. 275 páginas

Vicente Estévez le escribe desde Bogotá una carta –odia los correos electrónicos– a su amigo Sebastián, quien se encuentra viviendo en Kinshasa, capital del Congo. Una larga carta-ensayo en la era de internet. Y él, más moderno, le responde por correo electrónico, aunque de igual manera: con otra larga carta-ensayo. Más adelante la comunicación epistolar se hará solo por correo electrónico. ¿Un olvido? ¿Se durmió el script? No lo sé, de cualquier manera, se trata de un récord Guinnes: difícil encontrar cartas más largas entre dos amigos. Y más serias: no aparece la cotidianidad por ninguna parte. Por cierto, acabo de leer Una botella al mar de Gaza, de Valérie Zenatti, una novela epistolar también a través de correos electrónicos donde la trascendencia de lo que se dice no excluye la brevedad –los correos son cortos y prolíficos–, el humor, la espontaneidad y la fluidez: el estilo que normalmente la gente utiliza en ese medio. Valga aquí señalar una característica de los personajes de las novelas de Mendoza: ellos nunca hablan como les corresponde. Los pobres, los ricos, los niños, los habitantes de la calle, los profesores, los drogadictos, los ex drogadictos y los policías: todos hablan parecido, con un lenguaje incierto que no pertenece del todo ni al registro oral ni al escrito. Esperábamos que en Buda Blues, consciente de sus limitaciones –“bésame los pezones, amor”–, con la elección del anacrónico género epistolar –recurso de novelistas bisoños y decimonónicos– lo que buscaba era esquivar los peligrosos diálogos para esconderse en la seguridad de la primera persona. Increíblemente no: abundan los diálogos y por lo tanto las situaciones poco creíbles. Y ahora, como si fuera poco, a la lista de personajes que hablan parecido, se le han sumado otras nacionalidades: indios, brasileros y congoleses. Dice Nnubungo, el africano: “En cambio, y quizás como un rechazo a ese mundo que gira en torno al dinero y la posición social, ese mundo que usted mismo habrá respirado en Bogotá porque en todas partes es el mismo, me encantan las mujeres populares, las negras, como yo [si...

Página 1 de 1

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Luis Fernando Afanador

Abogado con maestría en literatura.Codirigió el programa Librovia de la Alcaldía Mayor de Bogotá y fue editor de Semana Libros. Poemas suyos han aparecido en diversas antologías y en 1996 fue finalista en el Premio Nacional de Poesia.

Mayo de 2009
Edición No.97

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

Columnas

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores

En uso de razón

Del terrorismo al conflicto interno

No lo veo claro

Hocus pocus

Paseos citadinos

Paseo cartagenero por una Manga sin mangos

El arte del trapecio

Razones y tradiciones