Google+ El Malpensante

Artículo

El hombre del telón

s

El hotel de la Ópera es un sitio tranquilo, aunque dos cuadras abajo queda la Carrera Séptima y justo enfrente la Cancillería de la República. Adentro apenas se percibe el agitado fragor de La Candelaria, el ir y venir de los estudiantes que entran y salen de la Biblioteca Luis Ángel Arango. A Ruven Afanador es el hotel que más le gusta en Bogotá, y cada vez que viene se queda una o dos noches antes de seguir a Bucaramanga. Esa atmósfera apacible, sin estridencias, conviene a su carácter discreto, plenamente tímido. En el hotel pasea sin afanes, se le ve relajado, entre otras cosas porque nadie parece advertir que ese hombre alto, vestido de una manera elegante y poco tradicional, es uno de los más excepcionales fotógrafos de moda en la actualidad. Ampliamente premiado y reconocido, Afanador colabora mes a mes con publicaciones tan célebres como Time, Vogue, Vanity Fair, Rolling Stone, Amica, o el New Yorker, pero aún así se mantiene fiel a la lección de Irving Penn: “Me gusta que haya podido ser un gran fotógrafo de moda, un gran retratista, y que nunca tuviera que estar en el centro del escenario”.

El pasado mes de mayo la editorial Merrell de Londres publicó Sombra, su segundo libro de fotografías. Unos días antes, Afanador había estado en Bogotá y, haciendo a un lado su proverbial timidez, su reticencia a que sea él y no sus fotos las que hablen, aceptó que conversáramos tanto sobre el nuevo y hermoso libro —un homenaje a la danza, al cuerpo milagroso de los bailarines, a los daguerrotipos del siglo XIX y a las solarizaciones de Man Ray— como sobre todo lo que ha pasado en su vida desde que abandonó Colombia a los 14 años. Hablamos dos mañanas enteras, y lo que sigue es un resumen extremadamente avaro de lo que Afanador me dijo en esos dos días.

M.J.D.

 
He leído en varias partes que tu infancia en Colombia ha sido determinante en tu trabajo. Sin embargo, yo no veo tan clara esa conexión.
No es tan obvia. Yo creo que tuve una niñez muy especial y de ella me quedaron muchas imágenes: el patio de la casa donde crecí, la luz que tenía ese patio, el tipo de baldosín en los pisos, los colores de la pared cuando mi mamá se arreglaba en frente del espejo, las fiestas de matrimonio, los cumpleaños, las procesiones de Semana Santa, el interior de las iglesias. Todo eso lo tengo en la mente y reaparece e...

Página 1 de 9

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Mario Jursich Durán

Miembro fundador y ex director de El Malpensante. En 2014 publicó '¡Fuera zapato viejo!', un libro sobre la salsa en Bogotá.

Junio de 2004
Edición No.55

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

Huesos y pelo


Por Pilar Quintana


Publicado en la edición

No. 194



Un cuento  [...]

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores