Google+ El Malpensante

Breviario

Zapatos de viaje

   

©Michel Steboun. Corbis

Después de prolongadas conversaciones con Jehová, siete plagas y un par de agarrones con su medio hermano el Faraón, Moisés emprendió un viaje para llevar al pueblo de Israel desde Egipto hasta la Tierra Prometida. Rodearon el camino del desierto, partieron de Sucot a Etam, dieron la vuelta y acamparon en Pi-hahirot. Perseguidos por el ejército egipcio, tuvieron que abrir el Mar Rojo para seguir. Después de días de júbilo, continuaron desayunando y almorzando maná –lo que quiera que sea– durante los cuarenta años que duró el viaje hasta los límites de la tierra de Canaán.

No puedo hacer otra cosa que pensar en los pies de Moisés y de Izhar y de Uziel y de Gerson y de Coat, y en los pies de sus hijos y de sus mujeres al final de esa caminata: más de cuarenta años por la arena del desierto arrastrando incómodas sandalias de cuero. Alguna vez escuché que las películas religiosas eran conocidas como “películas de espada y sandalias”. Es fácil entender por qué.
Vi Los diez mandamientos ocho Semanas Santas consecutivas y los primeros zapatos que recuerdo haber tenido eran precisamente así, unas sandalias como las de Moisés, con una sutil excepción: la cara del pato Donald pegada sobre la cuerina entre la correa y las hebillas.
Tendría 8 años a lo sumo y, a pesar de que me hacían ver muy poco masculino y que usarlas era una verdadera tortura, amaba esas sandalias. Aún no me había interesado por los zapatos cerrados y solo los usaba para el colegio, me los medía sin entusiasmo en sanandresito o aceptaba estoicamente los que mi madre escogía en Spring Step.
Ahora que lo pienso creo que esa dificultad de encerrar mis pies podía deberse en parte a no saber amarrarme los cordones, pero mucho más a una herencia no tan remota como el Éxodo, aunque quizá igual de incómoda y rodeada de plagas:
Había pasado las vacaciones más veloces de mi infancia corriendo por el Chocó. El pueblo se llamaba Riosucio y estaba abierto a ambos lados del Atrato en una parte del Urabá donde iba a revolverse toda la mierda chocoana con la producida localmente en los baños flotantes. Un par de veces al año ...

Página 1 de 1

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Ángel Unfried

Director de la revista El Malpensante. Ha colaborado en Diners, Shock, Bacánika, La República y El Heraldo. Editor y relator de varios talleres de la FNPI.

Junio de 2009
Edición No.98

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

Columnas

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores

En uso de razón

Del terrorismo al conflicto interno

No lo veo claro

Hocus pocus

Paseos citadinos

Paseo cartagenero por una Manga sin mangos

El arte del trapecio

Razones y tradiciones