Google+ El Malpensante

Breviario

Gotas cordiales

s

Carta a Joseph Brodsky

Estimado Joseph:
La “Carta a un presidente” que usted dirige a Vaclav Havel resulta brillante, como de costumbre. El “buen salvaje” era sin duda una abstracción arriesgada y optimista que se hacía al margen de la natural abundancia del mal en el mundo. Aun así, pienso que a la noción abstracta de Rousseau no se le pueden achacar los males terribles y las catástrofes que vinieron luego. Porque por cada uno de esos indios asesinados que usted menciona había un asesino de tiempo presente y de carne y hueso, que muy seguramente ni siquiera había oído mentar a Rousseau. ¿Y cuáles eran las alternativas a esa Ilustración que le fastidia? ¿Dónde estaba entonces la lucidez pesimista que usted parece invocar a posteriori? Las cosas no tenían que ser como fueron, al menos no necesariamente o, dicho de otro modo, tal vez algunas cosas fueron como no tenían que ser. Con el tiempo el aporte de la Ilustración resultó crucial en el surgimiento de la democracia, que es una construcción antinatural y arbitraria en términos biológicos, inventada al igual que nuestra supuesta bondad salvaje, pero que hoy por hoy parece por fin funcionar en algunas partes. Esta frágil solución a la difícil convivencia de grandes masas de seres humanos, nunca previstas por la naturaleza, no fue inventada tampoco de otra manera en otra parte. ¿O sí?
 
Hace usted bien en adscribir todo el asunto al Pecado Original, base última del duradero cristianismo occidental. El Pecado Original es, por así decirlo, el id profundo de nuestra vida espiritual en Occidente. Sólo que el Pecado Original es asimismo una construcción mental, como el “buen salvaje”, con el agravante de que el pecado en todas sus formas se define como tal porque ha de ser castigado, tanto metafísica como físicamente. De modo que ya en los tiempos de san Agustín íbamos mal, querido Joseph. Dice usted que el Pecado Original no es un concepto tan exótico, que simplemente significa que el hombre es peligroso, salto mortal conceptual digno de un estupendo malabarista como usted, salvo que al darlo olvida la de crímenes de segunda potencia que se cometieron con el fin de expiar ese Pecado Original que supuestamente manchaba a todos y cada uno de nuestros antepasados en los territorios en donde predominó el cristianismo.
 
¿Que el hombre es ...

Página 1 de 2

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Andrés Hoyos

Es columnista de El Espectador y fundador de la revista El Malpensante.

Febrero de2004
Edición No.52

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

Huesos y pelo


Por Pilar Quintana


Publicado en la edición

No. 194



Un cuento  [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Tres piedritas hepáticas


Por Hernán Bravo Varela


Publicado en la edición

No. 193



De manufactura muy diversa, pero igual de encantadora, este trío de ensayos aborda la música, el cine y el sentido del gusto (incluyendo el gusto por el arte) con un ingenio prodigioso. [...]

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores