Google+ El Malpensante

Artículo

Quitapesares

Bienaventurados los ricos porque suyo es el reino de la Tierra

s

En estos días leí una especie de “bestiario para ricos” escrito por un periodista especializado en comportamiento animal, Richard Conniff, en el que hace despiadadas observaciones y deslumbrantes analogías entre la forma de ser de los ricos y las estrategias de mando de los grupos alfa (los dominantes) en muchas especies de simios. El parecido es extraordinario. Se trata de la Historia natural de los ricos, publicada este año por Taurus. Después de un siglo dominado por Freud y sus teorías —tan fascinantes como falsas— sobre nuestras pulsiones; después de un siglo en el que los antropólogos culturalistas lo explicaban todo por la influencia del ambiente, poco a poco se impone una comprensión psicológica del ser humano que en vez de explicarlo to­do por inexorables condicionamientos culturales o por inextricables motivos inconscientes, intenta comprender al hombre según lo que no hemos podido dejar de ser: animales con un larguísimo pasado e­vo­lutivo que nos domina y nos hace ser como somos, con apenas unas estrechas rendijas recientes (el córtex cerebral, las leyes) para evadir por instantes las implacables órdenes de nuestros instintos.

Cada vez se hace más claro que sin las herramientas de la psicología evolutiva (hay que leer a Konrad Lorenz, a E. O. Wilson y en especial a Steven Pinker para empezar a entenderla) resulta imposible comprender toda esa gama de virtudes, pecados y comportamientos típicos que los tratadistas antiguos llamaban las pasiones humanas: nuestros pertinaces deseos sexuales, la tendencia a engordar, las ansias de prestigio y poder, el terror a la humillación pública, el arribismo, los secretos deleites del adulterio, el miedo a envejecer, el encanto de la belleza y de la juventud, los mordiscos de la envidia, el disgusto por la calvicie y el gusto por las tetas, las ambiciones de ascenso o, para limitarnos al tema de este libro, la codicia casi general e insaciable de tener siempre más y más plata.
 
Empecemos por ahí: ¿qué es tener mucha plata? Y ¿en qué momento se apagan las ansias de seguir aumentando el propio capital? Cuando no hay vinos, viajes, viejas (de las comprables) que uno no pueda permitirse; cuando no hay libros, casas, carnes, canes, caballos, carros que uno no pueda adquirir, ¿para qué tener más dinero? ¿Para comprar belleza, salud, años de vida, o para dar un paseo en satélite y tener la experiencia de la ingravidez? Quizá. O tal vez solamente para estar seguros de que nuestros descendientes ...

Página 1 de 2

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Héctor Abad Faciolince

Entre sus últimos libros se encuentran 'El olvido que seremos' y 'El amanecer de un marido'.

Diciembre de 2004
Edición No.51

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

Columnas

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores

En uso de razón

Del terrorismo al conflicto interno

No lo veo claro

Hocus pocus

Paseos citadinos

Paseo cartagenero por una Manga sin mangos

El arte del trapecio

Razones y tradiciones