Google+ El Malpensante

Reseñas

Una muerte muy bella

Del otro lado del jardín de Carlos Framb

Del otro lado del jardí, Carlos Framb, Planeta

 

El niño acompaña a la madre a cuidar el huerto con claveles, rosas, gladiolos y estrellas de Belén. El huerto es un pequeño mundo donde no solo hay fragantes flores sino olores a apio, a romero, a cilantro y yerbabuena. Y también hay diversos animalitos: hormigas, gusanos, lombrices de tierra, babosas, escarabajos, abejas, mariposas y “uno que otro colibrí”. A pesar de la felicidad que depara ese mundo encantado, la madre y el niño habrán de abandonarlo. Es el mandato de la vida: descubrir qué hay detrás del muro, qué otros secretos se esconden en los jardines vecinos. Consciente de transgredir un orden primordial, el niño un día salta el muro y encuentra la cárcel, la orfandad y un proceso por homicidio. La madre, en cambio, con la ayuda del hijo, cruzará el misterioso muro que separa la vida de la muerte: “¿Qué había del otro lado? ¿La presumible nada o el paraíso prometido?”.

Del otro lado del jardín contiene un mito de paraíso perdido y nunca recuperado. Muchos años después, el niño, ya adulto, regresa al huerto en el pueblo idílico y encuentra el jardín completamente abandonado, invadido por el musgo, por los abrojos, el verdín, aunque aún quede en el aire la fragancia del romero y “uno que otro iridiscente colibrí”.

Aquí la felicidad es algo precario, amenazada por el tiempo, por los otros, por el mundo de afuera. Pero, mientras viva la madre, se podrá mantener el simulacro de paraíso. Un hombre solo comienza a envejecer cuando su madre muere, decía Lezama Lima, que sabía de estas relaciones intensas de un hijo homosexual con su madre. Como también lo supo el narrador de A la busca del tiempo perdido, a quien le era imposible conciliar el sueño sin el puntual beso materno. Tal será el trasfondo de la narración del poeta Carlos Framb: la imposibilidad de abandonar a la madre, el “matrimonio” indisoluble e incestuoso que, ante el inminente deterioro físico, intentará perpetuarse en la muerte.

El propósito de Del otro lado del jardín es ...

Página 1 de 1

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Luis Fernando Afanador

Abogado con maestría en literatura.Codirigió el programa Librovia de la Alcaldía Mayor de Bogotá y fue editor de Semana Libros. Poemas suyos han aparecido en diversas antologías y en 1996 fue finalista en el Premio Nacional de Poesia.

Agosto de 2009
Edición No.100

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Columnas

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores

En uso de razón

Del terrorismo al conflicto interno

No lo veo claro

Hocus pocus

Paseos citadinos

Paseo cartagenero por una Manga sin mangos

El arte del trapecio

Razones y tradiciones