Google+ El Malpensante

Entrevistas

El optimismo melancólico

Andrés Hoyos entrevista a Juan Antonio Roda

Lo que en últimas queremos saber los espectadores sobre un pintor es cómo, dónde y por qué lo hace. Las que siguen son las extensas respuestas que Juan Antonio Roda ...

INTRO: Lo que en últimas queremos saber los espectadores sobre un pintor es cómo, dónde y por qué lo hace. Las que siguen son las extensas respuestas que Juan Antonio Roda le dio al director de El Malpensante en 1999 sobre el tema. Una versión más extensa de esta misma entrevista fue publicada en el libro Roda, auspiciado por Seguros Bolívar y Davivienda en el 2001.

 

 

La de cajón: ¿un artista nace o se hace?
Yo creo que el artista nace pero no sé a qué edad. Obviamente, cuando nace la persona no nace el artista. Es una cosa lenta. Al que luego va a ser artista, o en este caso al que luego va a ser pintor, primero le atraen la pintura y el dibujo por lo que tienen de representativos. Uno cree que manifiesta las emociones pintando una cara triste, por ejemplo, o que expresa la alegría de vivir pintando un paisaje. Con el tiempo se da cuenta de que todo eso es mentira. Primero porque uno ya no quiere pintar ni la tristeza ni la alegría de vivir, sino que quiere pintar colores, líneas, formas que a veces se refieren a algo de la realidad, a veces no, a veces vagamente.
De otro lado, hay que contar con unas habilidades, que son las que inciden en la vocación. Yo he oído a gente que dice: “A mí me gustaría pintar, pero no tengo ni idea de dibujar”. Eso me parece una tontería. La persona que no sabe dibujar, ¿cómo sabe que le gustaría dibujar?, la persona que no sabe pintar, ¿cómo sabe que le gustaría pintar? El gusto por el arte empieza por saber hacerlo.

Aunque incluso llegó a ser profesor universitario, casi podría decirse que usted es autodidacta. ¿Cómo lo afectó esta condición?
Bueno, yo soy autodidacta en el sentido de que nunca hice completa la academia. Por dificultades económicas tuve que asistir a clases nocturnas en la escuela Massana de Barcelona. Allí tomé cursos de dibujo y de pintura que me ayudaron sobre todo a definirme. Mi formación la tuve que hacer yo solo, viendo libros, más tarde viendo museos, viendo mucha exposición, viendo lo que hacían mis amigos pintores. Cuando empecé a conocer jóvenes compañeros de Barcelona que pintaban, me di cuenta de que todos sabían muchas cosas y que yo no sabía nada. Recuerdo que tenía otro amigo que me enseñó un libro de Picasso, y a mí me parec&iacut...

Página 1 de 9

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Andrés Hoyos

Es columnista de El Espectador y fundador de la revista El Malpensante.

Agosto de 2003
Edición No.48

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

Huesos y pelo


Por Pilar Quintana


Publicado en la edición

No. 194



Un cuento  [...]

Tres piedritas hepáticas


Por Hernán Bravo Varela


Publicado en la edición

No. 193



De manufactura muy diversa, pero igual de encantadora, este trío de ensayos aborda la música, el cine y el sentido del gusto (incluyendo el gusto por el arte) con un ingenio prodigioso. [...]

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores