Google+ El Malpensante

Viajes

El arte perdido de mandar postales

Traducción de Andrea Garcés

En las vacaciones los buzones solían llenarse de postales enviadas por amigos o familiares desde los más variados rincones del mundo. En tiempos de correo electrónico y mensajes instantáneos, ¿qué ha quedado de esa vieja tradición?

© Corbis

 

Ya estamos en agosto y en lo que va del verano solo he recibido una postal. Me la envió un amigo europeo que –según deduje por la estampilla– viajaba por Mongolia y se limitó a darme un saludo y firmar con su nombre. Del otro lado, una fotografía a color mostraba un desierto dividido por colinas con parches, sin ninguna insinuación de vegetación o el menor indicio de vida. Ahí mismo, en caracteres ilegibles para mí, estaba escrito el nombre del lugar. Me alegró inmensamente recibir una postal, incluso una así de enigmática. Esta pieza de correo, abandonada en la recepción de un hotel, en un buzón o en la oficina postal hizo un viaje desconocido y seguramente arduo en camión, tren, camello, burro –o lo que fuera– y finalmente en avión, para llegar a mi casa, pensé.

Hasta hace algunos años, difícilmente pasaba un día del verano sin que el cartero trajera una postal de un amigo o conocido que estaba de vacaciones. Hoy en día, lo más probable es que recibas un correo electrónico con una fotografía o, si son tus nietos los que viajan, un breve mensaje diciendo que su vuelo se retrasó o que ya llegaron a su destino. Lo increíble de las postales era su inmensa variedad. No solo era probable encontrar en el correo la torre Eiffel, el Taj Mahal o cualquier otra atracción turística famosa; también era posible recibir alguna postal con la foto de una cafetería de carretera en la mitad de Iowa, el cerdo más grande de alguna feria del sur de Estados Unidos o incluso una funeraria ofreciendo la excelencia profesional que le ha merecido buena reputación entre sus clientes por más de cien años. Casi todos los negocios en Norteamérica, desde un fotógrafo de perros hasta un sofisticado resort & spa, solían tener su propia postal. En mi experiencia, las personas con el hábito de mandar este tipo de tarjetas se podrían dividir en aquellas que escogen imágenes convencionales de lugares famosos y quienes se deleitan mandando imágenes cuyo mal gusto garantiza conmoción o risas.

Entiendo el impulso. Cuando estás en Roma, todos en casa esperan una postal del Coliseo o del techo de la Capilla Sixtina: mándales en cambio una pizzería de barrio con cinco mesas peque&nti...

Página 1 de 1

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Charles Simic

Entre muchos otros premios, en 1990 se le concedió el Pulitzer al mejor libro de poesía por 'The World Doesn't End'.

Septiembre de 2011
Edición No.123

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

Columnas

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores

En uso de razón

Del terrorismo al conflicto interno

No lo veo claro

Hocus pocus

Paseos citadinos

Paseo cartagenero por una Manga sin mangos

El arte del trapecio

Razones y tradiciones