Google+ El Malpensante

Fotografía

El cazador invisible

Un perfil de Carlos Caicedo

A lo largo de cinco décadas, Carlos Caicedo acumuló un valioso testimonio fotográfico del siglo XX en Colombia. Este perfil recorre su vida, sus fotos emblemáticas y algunos grandes episodios capturados por su cámara. Reconocimiento a uno de los más importantes reporteros gráficos de un país que ha dado poco a esa profesión.

Fotografía de Camilo Rozo

 

Buena parte de la historia de la reportería gráfica colombiana reposa en tres sobres de manila y algunas cajas guardadas en el clóset de Carlos Caicedo.

A los 81 años, camina con pasos muy cortos que emiten un chirrido áspero. En la mano derecha sostiene un bastón que usa hace seis meses por un desgaste de los meniscos. En la izquierda, los sobres en los que atesora cientos de fotografías y casi mil negativos.

Desparrama las fotos y comienza a rememorar situaciones al paso de las imágenes. “Ésta fue una Vuelta a Colombia en la que capté a los coleros con una fila de carros atrás; la tomé desde arriba, un ángulo que me gustaba mucho porque en el periódico me decían enano y yo con esas fotos demostraba que no lo era. Ésta otra es la única toma aérea del incendio del edificio de Avianca. Tuve suerte porque el que manejaba el helicóptero me conocía y me subió. Ésta es la del ciclista Efraín Forero el día de su matrimonio; si están mirando a la cámara es porque me conocían. Yo los llamé y voltearon a mirarme, no es que estuvieran posando, yo detesto ese tipo de fotos”. Los nudillos de la mano derecha descargan continuos golpes sobre la mesa. Su espalda se yergue y una voz acompasada lanza su primera sentencia: “No vaya a pensar que yo soy un héroe, he tenido una vida demasiado normal”.

Vive con dos gatos negros y con Blanca, su esposa desde hace sesenta años. “Yo he tenido mucha fortuna en la vida, sobre todo con la compañera que me tocó, ella ha sido mi brazo derecho”, dice y sus ojos verdes se iluminan.

En la sala hay dos sofás, uno crema y uno verde biche, dos sillas forradas con terciopelo vinotinto y una mesa redonda cercada por cuatro sillas. Las paredes están decoradas con algunos de los diplomas de sus premios: el Simón Bolívar, el título de periodista que le otorgó el Ministerio de Comunicaciones en los años ochenta; una carta del entonces ministro de Hacienda, Juan Manuel Santos, felicitándolo por la exposición que el Fotomuseo realizó con su obra en el año 2000 y afiches de las exposiciones de tres amigos artistas: Edgar Negret, Eduardo Ramírez Villamizar y Ana Mercedes Hoyos.
...

Página 1 de 5

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

María Alexandra Cabrera

Estudió periodismo en la Universidad Javeriana. Fue jefe de redacción de la revista Bacánika, y ha colaborado con Bocas, Habitar y El Malpensante.

Septiembre de 2011
Edición No.123

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

Columnas

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores

En uso de razón

Del terrorismo al conflicto interno

No lo veo claro

Hocus pocus

Paseos citadinos

Paseo cartagenero por una Manga sin mangos

El arte del trapecio

Razones y tradiciones