Google+ El Malpensante

Iceberg

¡Quítame de ahí esas ironías!

Ideas, apuntes, críticas, chismes, tendencias, habladurías

© José Rosero
 

Estimado señor Duarte:

Me causa alguna perplejidad que, cuatro meses después de la polémica con Nicolás Morales, usted decida revisar lo que dijimos y extraiga unas conclusiones verdaderamente asombrosas. Sin duda que en el cruce de correos Nicolás y yo manifestamos un punto de vista casi opuesto, y que él me lanzó algunas pullas y yo hice lo mismo. En su carta, por ejemplo, Nicolás lamentaba con el corazón roto que me hubiera convertido “en parte civil de un grupo de funcionarios y de algunos pautantes”, es decir, la medio pendejadita de que yo le hacía reparos no porque tuviera objeciones a su columna en Arcadia, sino porque buscaba granjearme el favor de algunas instituciones culturales. Por supuesto, es una afirmación gruesísima que ameritaría el respaldo de una prueba. No obstante, como la nuestra era una discusión entre pares, y como el sarcasmo es parte ineludible de las discusiones, ni se me ocurrió que allí hubiera algo digno del Código Penal. Desde el principio, en la breve nota que abrió el debate, advertí expresamente que no me interesaba promover “ni lapidaciones ni condenas”. Fiel a ese dictum, le aplaudí a Nicolás la gracia y lo insté a que, en vez de soltar frases subidas de tono, se concentrara en defender sus ideas. Hubiera traicionado el espíritu de esta revista –y en un sentido más amplio, el espíritu de los debates intelectuales– si me hubiera tomado a pecho su afirmación, amenazándolo con la espada de la injuria y la calumnia en caso de que no demostrara a qué funcionarios y a qué compañías estaba yo supuestamente favoreciendo.

Pues bien: eso es lo que usted me pide o, para llamar a las cosas por su nombre, lo que me pide la directora de Arcadia: retractarme por haber deslizado un par de ironías en la querella con Nicolás Morales. Dicho de otro modo, ustedes quieren llevar al terreno del derecho lo que siempre fue una discusión en el campo de la literatura.

Como no espero que los lectores conserven memoria del asunto, permítame repasar brevemente los hechos. El artículo al cual me refiero en el pasaje que usted cita es “¿Diplomacia para escritores?” y fue el tema central del númer...

Página 1 de 2

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Mario Jursich Durán

Miembro fundador y ex director de El Malpensante. En 2014 publicó '¡Fuera zapato viejo!', un libro sobre la salsa en Bogotá.

Octubre de 2011
Edición No.124

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Huesos y pelo


Por Pilar Quintana


Publicado en la edición

No. 194



Un cuento  [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores