Google+ El Malpensante

Coda

En estado de irresponsabilidad

Los cementerios de elefantes son también el reino de las palabras devaluadas. Hay un par de ellas cuyo rescate vale la pena en Colombia.

Hasta la palabra (“accountability”) ha resultado difícil de traducir al castellano. En su origen, “responsabilidad”1 quería decir lo mismo que “accountability”, a saber: que es preciso responder por lo que uno hace o por lo que uno dirige. No obstante, el uso y el abuso de la moral católica, según la cual la confesión nos redime del pecado y nos deja listos para volver a cometerlo, hicieron que en castellano la responsabilidad adquiriera un saborcito abstracto y endeble; de repente empezó a tener implicaciones morales, más cómodas, pero no prácticas y mucho menos políticas. Así, en los mundos hispánicos el uso de la palabra se fue generalizando de preferencia en una modalidad interrogativanegativa: “¿Responsable yo? No faltaba más”.

Pongamos un famoso ejemplo nacional. Para la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de 1994 una de las campañas recibió millones de dólares provenientes del narcotráfico. Mientras el gerente y el tesorero de la campaña se enteraron del hecho, el candidato y el jefe de debate pensaron que todo ese dinero, el cual les resultó crucial a la hora del triunfo, fue una donación de la Asociación Protectora de Animales. Santo y bueno. Ya instalado el presidente en el poder, estalló el escándalo, y entonces se planteó el problema de la responsabilidad política por las problemáticas donaciones. En los lugares donde sí funciona el “accountability”, un presidente en un atolladero semejante renuncia al otro día debido a las mil implicaciones del hecho y al profundo daño que su continuidad en el poder promete causar a su país. También renuncia porque en adelante no podrá realizar un trabajo responsable y porque, en el futuro, a la hora de rendir cuentas a sus conciudadanos por el mandato otorgado, éstas serán un desastre. Me imagino que a estas alturas no tendré que detallar lo que pasó. Baste con decir que casi construyen un canal interoceánico por el río Atrato con tal de no encarar la responsabilidad política derivada de la paquidérmica donación.

Si el asunto apenas involucrara a un mal presidente, el problema sería menor o al menos temporal. Sucede, sin embargo, que es un mal tan común y silvestre entre nosotros que quizá por eso mismo el citado mal presidente decidió resistir en su puesto. Sus amigos citaron como antecedente —y aquí la moral en materia política opera un poco como las no...

Página 1 de 3

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Andrés Hoyos

Es columnista de El Espectador y fundador de la revista El Malpensante.

Junio de 2002
Edición No.39

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

Columnas

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores

En uso de razón

Del terrorismo al conflicto interno

No lo veo claro

Hocus pocus

Paseos citadinos

Paseo cartagenero por una Manga sin mangos

El arte del trapecio

Razones y tradiciones