Google+ El Malpensante

Columna

Por qué ahora hay menos muertos

¿Es la Seguridad Democrática la única causa de reducción de muertes violentas y secuestros? Una lectura detenida derrumba fácilmente ese lugar común.

Colombia está de moda. No solo por el boom energético y el trato ultrageneroso de la inversión extranjera sino también –y más notablemente– por haber recuperado la seguridad y porque ahora somos un país “en posconflicto”. O por lo menos eso dice Wall Street, eso repiten los medios internacionales, y de eso viven los ex funcionarios del gobierno Uribe que hoy asesoran a otros varios países en materia de seguridad ciudadana.

El optimismo tiene una base real: entre 2002 y 2010, la tasa de homicidios cayó en más del 40%, los secuestros se redujeron sustancialmente y otros delitos relacionados con el conflicto armado también tendieron a disminuir. Colombia ya no es “el país más violento del mundo” –como lo fuimos en los noventa– y las guerrillas hoy por hoy están “estratégicamente derrotadas”.

Y sin embargo... con 66 asesinatos anuales por cada cien mil habitantes, Colombia sigue siendo un país muy violento: casi tres veces más violento que el promedio de América Latina y muchas veces por encima de la media mundial (ocho homicidios por cien mil habitantes). Esto –simplificando– nos llevaría a inferir que el problema de Colombia es el mismo problema de América Latina: ser la región más desigual, más excluyente y, por ende, más violenta del planeta. Con la doble añadidura del conflicto armado interno más prolongado del mundo y el ránking de primer productor de cocaína como motores de la criminalidad rampante.

Advierto aquí que individualizar las “causas” de la delincuencia en general o del delito violento en particular es una simplificación que asustaría a cualquier estudioso del asunto, porque la criminología si acaso es una ciencia biche y porque las estadísticas en este campo son particularmente poco confiables. Pero sigamos con la excepcionalidad de Colombia.

En común con la mayoría de los países latinoamericanos, tenemos pobreza, desigualdad y desorganización social suficientes para pronosticar una alta propensión al delito. Tenemos una cultura “del atajo” que nos hace (tal vez) todavía más insolidarios que los países vecinos. Y es cierto que hemos tenido un Estado relativamente débil, cuando no del todo ausente de las extensas regiones que conforman “la otra Colombia”. Estas zonas periféricas precisamente y por lo mismo han sido el escenario principal del conflicto armado y de las actividades crucial...

Página 1 de 1

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Hernando Gómez Buendía

Columnista de El Malpensante. Es también director de la revista digital www.razonpublica.com.

Abril de 2012
Edición No.129

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

Columnas

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores

En uso de razón

Del terrorismo al conflicto interno

No lo veo claro

Hocus pocus

Paseos citadinos

Paseo cartagenero por una Manga sin mangos

El arte del trapecio

Razones y tradiciones