Google+ El Malpensante

Reseñas

De la profecía a la poesía

.

1000: A mass for the end of Time - Anonymous 4
Harmonia Mundi
72' 27"
2000

¿De dónde viene el cabalístico terror que la gente experimenta ante ciertos números? En el caso de la cifra mil en el calendario cristiano, todo se debió a una divagación. San Juan, ya viejo y desterrado en la isla de Patmos, emprendió como último ejercicio literario la descripción de todos sus delirios en ese libro enigmático que llamamos Apocalipsis. Narró entonces la captura y encadenamiento del Demonio por mil años, pero advirtió que “cuando se hubieren acabado los mil años, será Satanás soltado de su prisión”. Detalles en el capítulo 20.

San Juan dijo mil como pudo haber dicho cualquier otra cifra: es un número sacado al azar de su mente delirante. Pero el mundo cristiano, que no adoptó el Apocalipsis como un texto literario sino literal, tomó el número al pie de la letra. A medida que se acercaba el año 1000, fue emergiendo el temor in crescendo de que en algún lugar del orbe se soltaría un demonio gigantesco, el mismísimo Demonio, y así se daría inicio al tenebroso —y no sobra decir psicodélico— espectáculo del final de los tiempos.

En las postrimerías del año 999, el nerviosismo se había apoderado de todas las gentes sin distinción: labriegos, nobles y clérigos compartían un mismo miedo. Era imposible, entonces, que ese miedo no llegase a ser registrado en los folios de música de la época.

Cuando hace un tiempo empezó a rondar una similar incertidumbre por otro ciclo de mil años que concluía, el conjunto vocal Anonymous 4 emprendió la pesquisa de documentos musicales que probaran que la historia se repetía. En la biblioteca de la Abadía de Limoges, en el sur de Francia, encontraron lo que buscaban: cantos sacros que pueden fecharse en los derredores del año 1000 y que en sus textos reflejan la ansiedad de la época. Descubrieron también que a ciertas misas que celebraban la ascensión de Cristo se habían añadido unos versos finales que anunciaban su segunda visita a la Tierra, es decir, el Juicio Final. Al cabo de la investigación, habían reunido suficientes folios dispersos y completado todo el material temático para armar una misa.

Y justamente allí, en la palabra “armar”, está la clave del trabajo de Anonymous 4. En tanto que otras ag...

Página 1 de 2

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Russell Farnsworth

Colabora para varias revistas culturales latinoamericanas.

Marzo de 2001
Edición No.29

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Huesos y pelo


Por Pilar Quintana


Publicado en la edición

No. 194



Un cuento  [...]

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores