Google+ El Malpensante

Iceberg

Lejos del clic y Llamémoslo "un cover"

Ideas, apuntes, críticas, tendencias, habladurías

© Jairo Barragán

 

A estas alturas no vale la pena seguir despelucándose. Ya se ha vertido suficiente indignación, sarcasmo y rabia como para intentar un abucheo tardío a lo que hicieron el gobierno, las Cortes y los congresistas con la reforma a la justicia. Si acaso, por lo ingeniosa, quedaría celebrar la muy divertida sigla que un genio anónimo de la lengua inventó para fustigar tanto bochorno: así como hablamos de las bacrim –dijo este cáustico observador–, también deberíamos hablar de las bacon, esto es, de las “bandas de congresistas”.

Buen humor aparte, lo único que tal vez convenga reiterar (e incluso machacar hasta el cansancio) es que este episodio no ha concluido felizmente. Sugerimos a quienes nos siguen leer la columna de Hernando Gómez Buendía que publicamos en este número. Allí, el director de Razón Pública explica de manera categórica por qué podríamos levantarnos una mañana de estas con la noticia de que el engendro de la reforma a la justicia está vivito y coleando. Bastará con que la Corte Constitucional conceptúe que el trámite violó la Carta Magna para que volvamos al mismo escenario azaroso de hace unos días. No es en absoluto una posibilidad descabellada: aunque ilustres juristas han intentado encontrar en la Constitución más significados ocultos que en la ballena blanca de Moby Dick, lo cierto es que tales exégesis para demostrar que el gobierno actuó dizque en derecho no parecen más que esfuerzos inútiles por meterle muela a un pan excesivamente rancio.

Así las cosas, valdría la pena, no tanto revivir el encabronamiento con el presidente, con casi todo el Congreso y con casi todos los magistrados de las Cortes –un combustible de mucha potencia pero escasa duración–, como dedicarnos a tareas más sencillas y a la postre más efectivas para la democracia. Desde el mismo día en que fue aprobada la reforma, las redes sociales comenzaron a hervir de indignación. No seremos nosotros quienes nieguen que se trataba de un repudio sincero a las fe...

Página 1 de 1

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

El Malpensante

Julio de 2012
Edición No.132

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

Columnas

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores

En uso de razón

Del terrorismo al conflicto interno

No lo veo claro

Hocus pocus

Paseos citadinos

Paseo cartagenero por una Manga sin mangos

El arte del trapecio

Razones y tradiciones