Google+ El Malpensante

Portafolio gráfico

Enrique Buenaventura

Retrato de un amigo

Entre escenarios teatrales, fiestas populares y tardes de pintura y música, un fotógrafo amigo captura este álbum personal del fundador del Teatro Experimental de Cali.

Conocí a Enrique en Francia, en 1971, durante el Festival de Teatro de Nancy. El Teatro Experimental de Cali (TEC) había sido invitado a presentar las obras El fantoche de Lusitania, La orgía y Soldados. Al final de cada función, Enrique tenía la costumbre de dirigirse al público para hablar sobre la obra. Me acerqué, conversamos; yo era un joven fotógrafo de 25 años y él ya era un consagrado director de 47. Hablamos sobre Colombia, sobre fotografía y teatro. En ese momento surgió la idea de hacer una película sobre las obras del grupo. “Pedro, hacé lo que querás. Yo confío en vos”, me dijo, y así comencé a hacer el documental, quizá el primero sobre teatro colombiano. Confió en mí y en general confiaba mucho en la gente. Recuerdo que una vez, durante un ensayo, le pidió a una asistente que sacara plata de su cuenta y comprara comida. Le advertimos que era peligroso darle su tarjeta y la clave a una desconocida, pero nos respondió: “A mí nadie me va a robar. La clave es 1234, todas mis claves son iguales para que no se me olvide esa vaina”. Era un tipo despreocupado, alegre, siempre que veía un tambor se metía en medio de los músicos y comenzaba a tocar. También dedicaba mucho tiempo a la pintura, y quizá por eso le gustaban tanto las camisas guayaberas de cuatro bolsillos: los llenaba de lápices y pinceles por si algo se le atravesaba en el camino. Así fue el Enrique Buenaventura que conocí, tal como se ve en estas fotos de varias décadas de amistad.

 

 

 

 

 

Página 1 de 1

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Pedro Nel Rey

Febrero de 2013
Edición No.138

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Científicos burócratas


Por David Graeber


Publicado en la edición

No. 151



Los centros de investigación en ciencia y tecnología han copiado en mala medida los vicios del mundo corporativo. El resultado es que el quehacer de la actividad científica transc [...]

Vampiros en Cartagena


Por Luis Ospina


Publicado en la edición

No. 101



¿Qué puede salir del encuentro entre tres cinéfilos reunidos para hablar de lo que más les gusta? Esta desempolvada entrevista puede ofrecer una respuesta. [...]

Elogio del menosprecio


Por Christy Wampole


Publicado en la edición

No. 153



Comentarios exaltados, tuits furiosos, alaridos digitales. Vivimos en tiempos de indignación masiva. Sin embargo, aparte de amargarnos la vida, generalmente no cambiamos nada. ¿Existe al [...]

Columnas

La comba del palo

El control del comercio sexual

En uso de razón

¿Qué hay de nuevo en WikiLeaks?

Paseos citadinos

Paseo cartagenero por una Manga sin mangos

El arte del trapecio

Razones y tradiciones

No lo veo claro

Mary Roach y sus cadáveres fascinantes