Google+ El Malpensante

Entrevistas

Más que visible

Una conversación con Mark Strand

El pasado 29 de noviembre Mark Strand murió en Nueva York. En esta entrevista inédita, concedida en 2012, el poeta canadiense desplegó el mismo fino humor y sentido de la ironía presentes en muchos de sus versos, y en particular en los que conforman su libro de poemas en prosa titulado Casi invisible.

Ilustración de Agata Marszalek

 

Mark Strand (Isla del Príncipe Eduardo, Canadá, 1937 - Nueva York, 2014) llegó a Madrid a finales de 2011 con un nuevo libro de poemas y un montón de papeles pintados. Los papeles los traía del taller de Hell’s Kitchen donde retomó su pasión por la pintura; con ellos elaboraba collages. Los poemas los había escrito en ocho meses, durante un sabático como profesor de la Universidad de Columbia, mientras le daba vueltas a la idea de escribir un libro sobre su padre –ejecutivo de Pepsi afiliado al partido comunista–. Habían pasado seis años desde que publicó Hombre y camello y ocho más desde Tormenta de uno, el libro con el que obtuvo el Premio Pulitzer de poesía. Pero la prisa o los nervios no formaban parte de su léxico. Strand sabía esperar.

Le vi por primera vez sentado junto al poeta español Ángel González en un hotel de Córdoba, invitado por el festival Cosmopoética en 2006. La figura de Mark Strand sobresalía. Su educada timidez no lograba hacer pasar por alto su metro noventa de estatura, ni su parecido a Paul Newman o Clint Eastwood (dependiendo de quién opinara). La sorpresa fue aún mayor cuando aquella noche contó que en su adolescencia había entrenado como torero en México. Y es que, aunque aquel fue el primer viaje de Strand a España (con parada incluida unos días después en la Residencia de Estudiantes), su contacto con la lengua española se remontaba a la adolescencia, cuando vivió con su familia en Colombia, México y Perú. Estudió en Yale, en Florencia, en Iowa, y trabajó como profesor en cerca de quince ciudades. Su poemario de 1968, Reasons for Moving(“razones para moverse” o “mudarse”), era casi una confesión profética. Sus libros a menudo...

Página 1 de 3

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Andrea Aguilar

Escribe a menudo en el diario El País. Desde el 2007, vive en Nueva York y trabaja como periodista freelance.

Diciembre de 2014
Edición No.159

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

Columnas

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores

En uso de razón

Del terrorismo al conflicto interno

No lo veo claro

Hocus pocus

Paseos citadinos

Paseo cartagenero por una Manga sin mangos

El arte del trapecio

Razones y tradiciones