Google+ El Malpensante

Perfil

Retrato de un tímido audaz

A pesar de sus méritos musicales y su trayectoria como concertista junto a Martha Senn, el de Pablo Arévalo es un nombre muy poco reconocido fuera del círculo de los melómanos. Tras su muerte, hace poco menos de un año, una cronista revela al personaje siempre oculto tras una espesa capa de timidez.

Ilustración de Juan Pablo Gaviria

 

Pablo Arévalo, el pianista exquisito, tímido y lúcido, murió el 25 de abril de 2014 en un silencio más grande que la discreción con la que vivió su vida. El casi absoluto mutismo de los medios –que habían documentado su carrera como solista y acompañante de Martha Senn– y el de su propia familia –que no quiso poner una esquela funeral en el periódico porque “era muy costosa”–  parecieran repetir la historia de tantos artistas que, pasada una gloria efímera, momentánea, se hunden en el olvido de la vejez. Pero Pablo era una figura muy atractiva, un niño tímido que se convirtió en músico y un brillante concertista a pesar de sus vacilaciones; un profesor y un conversador cultísimo que coleccionaba patos disecados y tallas quiteñas; un católico devoto de la figura del Divino Niño del 20 de Julio; el organizador de recitales avant-garde que vivió atrincherado en una casa del barrio Santa Fe rodeada de prostíbulos.

 

Página 1 de 4

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Ana Cecilia Calle

Es autora del libro para niños El bajo Alberti. Actualmente estudia un posgrado en literatura en la Universidad de Texas

Febrero de 2015
Edición No.160

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores