Google+ El Malpensante

Breviario

La poesía medieval que lee Sixto Rodriíguez

.

Decir que Sixto Rodríguez es una leyenda en vida no es una opinión personal. Cualquiera que haya visto Searching for Sugar Man, el mejor documental de 2012 según los Oscar, lo sabe: la historia de ese músico-albañil-poeta de los callejones de Detroit que aparentemente fracasó a inicios de los setenta pero que, sin saberlo, en Sudáfrica era más famoso que los Rolling Stones y se había convertido en un símbolo de la lucha contra el apartheid. Hace pocos meses, el mismo Rodríguez –pronunciado con acento gringo– que, supuestamente, se había suicidado frente al público prendiéndose fuego vino al Gran Teatro de Roma como parte de su gira italiana.

En la reseña del concierto para La Repubblica xl, el periodista cultural Adriano Ercolani establece una premisa clarificadora: artísticamente hablando –dice– estamos frente a la representación de un mito antiquísimo, frente al héroe que regresa al mundo para guiar a su pueblo; así que asistir a un concierto de Sixto Rodríguez, quien está ineludiblemente rodeado del aura de leyenda viviente, genera expectativas destinadas necesariamente a no verse satisfechas. Además es imposible repetir en serie lo que todos vimos suceder en Ciudad del Cabo a través del documental: ese milagro que es escuchar a media docena de estadios coreando de memoria, entre lágrimas, las canciones de un albañil de Detroit. Y sin embargo en el Gran Teatro de Roma nadie sale defraudado. El mismo Ercolani da algunas pistas: detrás de sus letras –y del mismo Rodríguez como persona– siempre corre un nervio de sabiduría, de inocencia, de espontánea y honesta creatividad. Como muestra se puede escuchar “Crucify Your Mind” o cualquier otra canción.

Sandro Veronesi pudo mantener con él, entre filmación y filmación, algo parecido a una entrevista, que después publicó en el suplemento cultural del Corriere della Sera. No es exactamente una entrevista por dos razones. Primero, porque el periodista italiano no entendía el inglés melancólico y en baja voz de Rodríguez, así que se limitó a leer las preguntas de su bloc de notas para después recurrir a un angloparlante que transcribiera el audio. Segundo, porque, aunque el músico sí comprendía las preguntas, se tomaba l...

Página 1 de 2

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Andrés Cárdenas Matute

Agosto 2016
Edición No.177

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Columnas

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores

En uso de razón

Del terrorismo al conflicto interno

No lo veo claro

Hocus pocus

Paseos citadinos

Paseo cartagenero por una Manga sin mangos

El arte del trapecio

Razones y tradiciones