Google+ El Malpensante

Ensayo

Prefiguración de una nueva novela

¿Cuál es el futuro de un género cuyo obituario reaparece en revistas y periódicos con sospechosa insistencia? ¿Acaso nuestra nueva relación con el tiempo acabará con una forma literaria que precisamente ha servido para hacer que el hombre sienta, en su espina dorsal más que en su intelecto, el espíritu de la época?

 

© Ilustración de Bea Crespo 

Ezequiel está a punto de despertar. Sueña con su esposa que murió hace unos meses. La encuentra en la cocina y la abraza por la espalda. Cierra los ojos para concentrarse en su olor y aislarlo del aroma de los alimentos. En ese parpadeo despierta en otro sueño que él cree la realidad. Su esposa lo mira desde la puerta del dormitorio con una sonrisa de circunstancias. Ezequiel le cuenta el sueño, pero se da cuenta de que ella no le está prestando atención, ocupada en esconder algo en su espalda. En eso escucha un maullido y despierta sin saber si el sonido proviene del sueño o de la calle.

Ese podría ser el comienzo de una novela. Aunque pensándolo bien, no hay otro argumento posible, pues en toda novela siempre hay un gato encerrado en un sueño, una incógnita que sigue maullando después de que el protagonista despierta y se encuentra con la ausencia definitiva de su esposa: ese hueco sin fondo, esa pregunta sin respuesta que es la muerte de un ser querido. En toda novela hay también un narrador que es el mismo gato, la misma interrogación que mira todo desde la espalda de la realidad y que va acariciando sus contornos para definirla. Esa conciencia que pregunta, que ronronea, que araña y busca un significado a aquello que no lo tiene, a través de las capas de la realidad, es la base del género. Las novelas se levantan sobre esa fe, porque solo en la plasticidad de los cabos sueltos y los pasos perdidos están las pistas para desarrollar la historia.

He leído muchas novelas, he escrito tres y solo he publicado una: La muerte del obrero, aunque la mitad de sus lectores considera que es más bien un libro de cuentos entrelazados. Durante muchos años intenté pasar del cuento a la novela, así como antes había pasado de la poesía al cuento, pero advertía que no era el camino más idóneo, a pesar de que a simple vista parecen distanciarse solo por extensión. Cuando comencé a cultivar la crónica, me pareció que su manera de desplegarse en ramas sin abandonar el tronco principal y replegarse en el interior del autor era más afín al formato también múltiple de la novela. La crónica me ayudaba a trascender el marco específico e individual del relato breve, me permitía incorporar reflexiones y an...

Página 1 de 5

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Luis Enrique Llamosa Rinc�?�³n

Soy suscriptor de la revista y no tengo acceso a pesar de que me registré... Luis Enrique Llamosa Rincón+ C.C. 19358408 lellamo@utp.edu.co

Su comentario

Paul Brito

Su libro El proletariado de los dioses (Collage Editores, 2016) estuvo nominado al Premio Biblioteca de Narrativa Colombiana. Colabora con El Tiempo, Arcadia, El Heraldo y El Malpensante.

Septiembre 2016
Edición No.178

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Huesos y pelo


Por Pilar Quintana


Publicado en la edición

No. 194



Un cuento  [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Tres piedritas hepáticas


Por Hernán Bravo Varela


Publicado en la edición

No. 193



De manufactura muy diversa, pero igual de encantadora, este trío de ensayos aborda la música, el cine y el sentido del gusto (incluyendo el gusto por el arte) con un ingenio prodigioso. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores