Google+ El Malpensante

El último de la fila

Álbum de la literatura colombiana

Rafael Pombo a los "nueve meses"

.

©Retrato anónimo

El texto dice: "José Rafael Pombo y Rebolledo. Nacido en Bogotá el día 7 de noviembre del año 1834 y retratado a la edad de nueve meses"

Pombo y la ópera

En 1835, cuando tenía dos años, José Rafael de Pombo y Rebolledo fue retratado de “nueve meses” por un pintor anónimo. Curiosamente, este retrato de niño es una de las pocas imágenes que se conservan del ilustre ingeniero (que nunca se desempeñó como tal, haciéndole un gran favor a la poesía). Pombo escribió más de 1.400 poemas, entre los que destacan relatos infantiles en verso, como “Simón el bobito”, “El renacuajo paseador” y “La pobre viejecita”. Él mismo fue un eterno niño; un ser inquieto que, además de escribir y hacer traducciones coleccionaba cuadros, fundó varios periódicos y jugaba a ser arquitecto (dirigía largas misivas a todos los ministros de Fomento, perseguía al arquitecto del Capitolio y solía marchar con libros y planos bajo el brazo, recuerda Martín García Mérou). El pequeño es retratado de acuerdo con el estilo decimonónico y vestido según la moda de los bebés aristócratas: una camisilla larga de tela liviana, estilo imperio, que no distinguía entre hombres y mujeres; en su mano derecha se posa un periquito, una accidental premonición sobre su carácter de fabulista. Aunque Pombo nunca llegó a dedicarse a la música, esta siempre lo acompañó en su hacer literario. Se sabe que realizó algunas composiciones musicales, y en 1878, a petición de su tía, escribió el villancico “Navidad”. Pero lo realmente fascinante es que el Poeta Nacional de Colombia escribió tres libretos para ópera: Ester (1874), Florinda (1880) y la zarzuela El castillo misterioso (1880).  Ester no solo fue la primera ópera colombiana, sino una de las pocas con libreto en vulgar español, en un tiempo en que el uso del italiano para ese género era tan ineludible como el del latín para la misa.

 

Página 1 de 1

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Noviembre-2016
Edición No.180

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores