Google+ El Malpensante

Arte para el cambio

Tejidos y rupturas

Las prácticas artísticas y el cambio social

Cada obra o práctica artística llama a revisar el contexto donde se instala. Algunas activan reflexiones para transformar a la comunidad o ayudan a preservar lo que debe ser cuidado.
Sin embargo, hay intervenciones cuyo efecto colateral confirma que la dimensión estética con frecuencia es insuficiente, o contraproducente, para generar impacto en la comunidad.

© Jimena Andrade

“En su ensayo ‘El autor como productor’, Walter Benjamin establece una clara distinción entre las obras que se relacionan con las condiciones de producción de su época desde el punto de vista de su temática, a través del contenido; y aquellas otras que afrontan esa cuestión poniendo en primer plano la técnica, la función y el aparato de producción, es decir, aquellas que se preguntan cómo posicionarse en dichas condiciones”.

Gerald Raunig

 “Arte que trabaja en comunidades” y “arte en contextos sociales” son frases que hoy se repiten cada vez con mayor frecuencia. Hacen referencia a cierto tipo de obras cuyo papel transformador no parte de una necesidad o de una urgencia por enfrentar las dolencias del mundo, sino de una etiqueta cómoda para inscribirse o mantenerse en el statu quo de la institución artística; institución que además no está separada de las formas de poder imperantes, sino que por el contrario las soporta y reproduce.

La cita que inicia este texto nos confronta con algo importante y revela una complejidad que se manifiesta en el lenguaje:

Trabajar en la comunidad (sin contexto ni historicidad) supone una aproximación desde afuera para entrar a trabajar en un contexto ajeno, y que por lo tanto el artista no conoce ni entiende. Aunque se interese por este lugar, se trata de un desplazamiento desde un espacio que considera propio hacia otro que no lo es, por lo cual su trabajo termina separado de las problemáticas de esa comunidad. Al finalizar la obra, las personas que trabajan en un contexto pueden irse sin que les afecte realmente, y sin que eso afecte al lugar, y al marcharse nada pasará.

Por otro lado, trabajar con la comunidad es proponer soluciones que encarnan las problemáticas. Desde esta posición, el artista y la comunidad se entienden, la realidad del contexto atraviesa sus vidas, sus cotidianidades, sus preocupaciones más importantes; los procesos tocan el cuerpo del artista y los de las personas con quienes trabaja. Quien personifica esta práctica está realmente involucrado, conoce bien de la historicidad, entiende qué está en juego, sabe bien qué falta, qué sobra y cómo se puede resolver. Es por ello que las acciones que emergen de las condiciones del context...

Página 1 de 4

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Jimena Andrade

Maestría en artes en la Universidad de São Paulo. Actualmente se desempeña como catedrática del Programa de Artes Visuales en la Pontificia Universidad Javeriana

Diciembre 2016
Edición No.181

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Huesos y pelo


Por Pilar Quintana


Publicado en la edición

No. 194



Un cuento  [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Tres piedritas hepáticas


Por Hernán Bravo Varela


Publicado en la edición

No. 193



De manufactura muy diversa, pero igual de encantadora, este trío de ensayos aborda la música, el cine y el sentido del gusto (incluyendo el gusto por el arte) con un ingenio prodigioso. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores