Google+ El Malpensante

Iceberg

Carta abierta de Bob Dylan a El Malpensante

Fernando Martelo

El señor Dylan nos dirige esta misiva a propósito del Iceberg de la edición 180

Señores de la revista El Malpensante,

Esto que estoy haciendo es algo extraordinario, algo que nunca había hecho: escribirle a una revista y además de un país tan lejano para mí como es el suyo, un país que no he visitado todavía. Les escribo porque su revista, que debe su nombre a la influencia que yo he ejercido sobre la cultura, nunca ha publicado un ensayo sobre mí o mi obra, cosa que les agradezco. No lo tomen a mal, algunos me dirán que estoy nuevamente “confundiendo las expectativas”, como si yo me levantara todas las mañanas pensando “oh Lord, hoy voy a confundir las expectativas”.

Más bien, lo que motiva esta misiva no es otra cosa que desahogarme un poco de toda la náusea que me ha provocado la adjudicación del Premio Nobel de Literatura.

Un volcán en erupción de opiniones hizo que literalmente me metiera debajo de la cama a esperar que después de esta calamidad todavía sobreviviera con ganas de seguir de gira y enfrentar una nueva audiencia cada noche con la inspiración que merece el set de canciones elegidas.

Y existe quizá una razón oculta y más profunda: regalarme la posibilidad de discutir algunos aspectos de mi obra, en particular mi pasión por la canción como género artístico por sí misma y su encarnación en la canción popular americana que, según dice el decreto del jurado, fue la razón por la que me otorgaron este honor que no sé todavía cómo cargar.

He tratado de dejar claro en cada entrevista que he concedido en los últimos años, y es solo por esto que las concedo, que a mí lo que me importan son las canciones, que es a eso a lo que me he dedicado, a crearlas, dorarlas, darles vueltas, buscarles el sonido y el tono, el ritmo y la melodía, y la manera correcta de cantarlas, grabarlas y rehacerlas en vivo.

Es que para mí las canciones tienen vida propia, caminan en sus propias patas, y por lo tanto hay que transar con ellas, con cada una, y ese, señores, créanme de una vez por todas, es un oficio de tiempo completo. Es el que me gusta y el que haré hasta que el Señor Dios decida elevarme a otro nivel de existencia el día que ya no haya más días.

A pesar de esto parece que el mensaje no queda claro, y una y otra vez vuelven las habladurías sobre otras cosas de mi vida y obra que no tienen nada que ver con la esencia misma de las canciones, las malditas y benditas canciones. Ahora con más fuerza discuten que si soy po...

Página 1 de 1

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Bob Dylan

Febrero de 2017
Edición No.182

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

Columnas

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores

En uso de razón

Del terrorismo al conflicto interno

No lo veo claro

Hocus pocus

Paseos citadinos

Paseo cartagenero por una Manga sin mangos

El arte del trapecio

Razones y tradiciones