Google+ El Malpensante

Poesía

Soles nórdicos

Poemas de Liv Lundberg

Traducción de Esteban Moore

.

A Partir de un lenguaje sencillo, directo, casi escueto, los poemas de Liv Lundberg (Bardu, Noruega, 1944) comprometen al observador, lo confrontan con preguntas incómodas sobre el paisaje interior que le está siendo revelado. “Su poesía es seria y responsable, al tiempo que colorida, nublada, sólida, gélida y pétrea. Las palabras caen como una extraña ancla interior; es como ver a una mujer calzando herraduras bajo un sol helado. Pero tras todo ello está la conciencia del mundo, atravesada por la espada del horror: ¿quién nos redimirá?, ¿cómo seremos redimidos?”, escribe Sebastian Barker sobre los poemas de Lundberg.

En 1979, la poeta noruega publicó su primer libro Den klare tonen (“El tono claro”), que generó revuelo y respuestas encontradas entre los críticos. “Sus ambiguos juicios fallidos están acompañados de algunos aciertos también ambiguos. Liv Lundberg es una de las poetas que están intentando reclamar un espacio más amplio para la poesía. Sus temas abarcan los sacrificios paganos de la antigua Escandinavia, la visión ecológica del planeta Tierra, la música y los brocados del Renacimiento, las noches entre la nieve, el amor y la soledad, la Alhambra, Georg Trakl y la monomanía”, escribía P. T. Hopper en 1981 sobre la ópera prima de Lundberg. La obstinación por encontrar ese espacio más amplio para la poesía persiste 35 años después.

Den klare tonen fue el inicio de una obra que incluye más de veinte títulos. Además de poesía, ha publicado novelas, ensayos y traducciones, haciendo esfuerzos por la literatura y la poesía desde distintos espacios. En 1990, junto al compositor Gunnar Germeten, escribió An Angel in Brutalia, una obra para soprano y piano. Desde finales de los años sesenta, comparte escenario con músicos y bailarines en el performance titulado Stone-Roses, que se transmite por televisión desde los noventa. También ha tenido un importante rol como gestora al dirigir la Organización de Escritores del Norte de Noruega y como miembro del Consejo Literario de la Unión de Escritores Noruegos.

Su obra ha sido traducida al sueco, chino, alemán, búlgaro, griego, inglés y francés, entre muchos otros idiomas. En la ruta contraria, Lundberg ha sido la responsable de transvasar por primera vez los poemas de Sylvia Plath al noruego.

[ significado ]

 

1

las habitaciones encadenadas

a través de pasillos y escaleras

comienzan a relacionarse entre sí cuando las puertas dobles

son abiertas con energía

y la luz de los altos ventanales enfrentados se reúne
en la estancia aireada

donde la luz atraviesa la luz un ser humano está de pie

muy quieto, casi transparente

allí aguarda

y crece

 

2

en las sombras a lo largo del muro del jardín

fluye un canal, su espejo de aguas oscuras

ornado con hojas de color

esparcidas por la mano natural del otoño

llegamos allí cruzando el arco de piedra del puente

y vemos a una persona pasar

bajo la bóveda de la arcada

la fugaz visión de un cuerpo entre las columnas

como si esta fuera la medida del ritmo del edificio

y la vida satisfecha, un estudio

en la construcción humana del significado

 

[ mening ]

 

1

rommene kjeder seg sammen

gjennom korridorer og trappeganger

trer i forhold til hverandre når dobbeltdører slås opp

så lys fra motstående vinduer med høye buer

møtes i rommets luft

der lys krysser lys står et menneske

stille nesten gjennomsiktig

og venter

og vokser

 

 

2

i skyggene langs hagemuren

flyter en kanal, det mørke vannspeilet

er pyntet med fargerikt løv

drysset ned fra en høstlig naturlig hånd

vi ankommer over steinbroens hvelv

og ser et menneske passere

under arkadens buegang

glimt av kropp mellom søyle og søyle

som et mål på bygningens rytme

og livsinnhold, en studie

i menneskets byggende mening

 

 

[ mármol ]

un niño que duerme en las palabras del futuro

la mejilla descansando apoyada

en un sueño puramente topográfico

anuncia una niñez meditativa

que luego amanecerá

en una superficie de mármol

el rostro elevado por el vuelo de sus ojos

la cabeza apesadumbrada por la sombra

de su significado

 

[ marmor ]

 et sovende barn

i ord for det fremtidige

med kinnet hvilende mot

en komplett geografisk drøm

i formenes mediterende barndom

for seinere å våkne

i en marmorflate

med ansiktet løftet av øynenes flukt

og kraniet tynget av sin meningskygge

 


 

[ dos sillas ]

en un páramo desolado

en la cumbre de las montañas

en la ribera de un lago

existe una pequeña cabaña de piedra

su puerta baja y ancha está labrada en madera rústica

 

espiamos en su interior

y vemos la luz caer

inclinada y en anchas bandas

desde la alta ventana

de un lado al otro de la áspera superficie de la pared encalada

 

bajo la ventana, empujadas hacia el rincón

dos sillas altas delgadas con asientos de paja

se hallan juntas apretadas

como si en su abrazo se encogieran ante la no deseada visita

 

de una persona

que pudiera romper con la pesada carga de la soledad

dejarse caer en una de las sillas

e iniciar un monólogo para el que no existen respuestas

 

[ to stoler ]

 

på den øde heden

mellom bergskrentene

ved bredden av en sjø

ligger en liten steinhytte

med lav bred dør i grovt tre

 

vi kikker inn

og ser lyset falle

skrått i to brede tvillingstriper

fra vindusgluggen høyt oppe på veggen

nedover den kalkede murens ujevne overflate

 

under gluggen, presset opp i hjørnet

står to pinnestoler med flettede seter

side om side trykket tett sammen

som om de kvier seg for et uønsket besøk

 

fra et menneske

som kan bryte inn med byrden av sin ensomhet

segne om på den ene stolen

og starte en enetale som aldri kan besvares

 

[ rodin ]

 

 veo

recién nacidos desnudos, los brazos estirados

veo algo sufriente, desplegándose

estirado como una mujer

bajo observación

y el pensador pensante

inclinándose

 

veo un brazo omnipotente alzado

por el legislador, por el que inscribe palabras en piedra

de pie frente a las figuras sin terminar

entumecidas, silenciadas

en el desarrollo de su apariencia

 

veo

a un humilde testigo

atravesando el portal del monasterio

para escribir todos estos días

anotando las explicaciones contemporáneas

en la computadora

con la visión

que otorgan pesadillas

[ rodin]

 

jeg ser

nakne spedbarn med armene strakt opp

jeg ser noe lidende, langstråkt

utspent som en kvinne

til observasjon

og tenkeren fortenkt

i sammenbøyd posisjon

 

jeg ser en allmektig arm løftet

av lovgiveren, tavleskriveren

foran de ufullførte figurene

stivnet, forstummet

i tilblivelsen

 

jeg ser

et beskjedent vitne

gå inn gjennom klosterporten

for å nedskrive alle disse dager

nøtere samtidens forklaringer

på computeren

i sin celle

med marerittets sans for nøyaktighet

 


[ visión ]


una visión te visita

te encuentra en tu casa, en la cama, arropado, soñando

en las horas de frío

ella no está madura

te dice que es una visión acabada

más o menos

una creación consumada

que solo necesita de una mano y un martillo

un poco de trabajo, unas horas de labor

para elevarse y permanecer de pie

más larga que una vida

fuera de los jardines de la realidad

sus pies de piedra apoyados en la hierba fragante

 

[ visjon ]

en visjon besøker deg

finnner deg hjemme i senga, en fersk time

varm og drømmende, utygd

den sier den er fullbragt

forsåvidt

en fullkommen skapning

trenger bare en hånd og et hoggjern

noen timers arbeid, noen henders verk

for å få reist seg og bli stående

lenger enn et liv

ute i virkelighetens parker

med steinføttene i duftende gress



 

 

Página 1 de 3

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Liv Lundberg

Poeta, novelista y ensayista. Es profesora de escritura creativa en la Universidad de Tromso. Miembro de la Unión de Autores de Noruega y del Comité Internacional de la Unión de Escritores de Noruega

Abril de 2017
Edición No.184

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Columnas

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores

En uso de razón

Del terrorismo al conflicto interno

No lo veo claro

Hocus pocus

Paseos citadinos

Paseo cartagenero por una Manga sin mangos

El arte del trapecio

Razones y tradiciones