Google+ El Malpensante

Artículo

El divino fracaso

Tras repetidas negativas editoriales, un escritor venezolano se dio cuenta de que la única manera de hacerse un nombre como autor era hacerse muchos. Fue así como Rafael Bolívar Coronado se las ingenió para amasar una prolífica obra bajo cientos de seudónimos, burlar a eminentes editores, e incluso reescribir –literalmente– un fragmento de la historia.

 

 

1.

Chesterton sugiere en sus versos que a cada hombre bastan su misterio y un oficio.

Mi asunto es el misterio de Rafael Bolívar Coronado, escritor venezolano que abrazó su indescifrable vocación de falsario en 1913, mientras actuaba como secretario de un general cuyo nombre suena a conchabado de Tirano Banderas: el general se llamaba León Jurado y era secuaz del sanguinario dictador Juan Vicente Gómez, quien lo había hecho gobernador del estado Falcón, en la costa más septentrional del Caribe venezolano.

El relato de su iniciación es la nuez del único texto autobiográfico de Bolívar Coronado, Memorias de un semibárbaro. Leídas hoy, esas memorias pasarían a ratos por un inédito de Jorge Ibargüengoitia. Su situación y su argumento se enuncian en veloz pretérito imperfecto: “Yo era poeta y había ganado unos juegos florales, había escrito la letra del ‘Alma llanera’ –intrincada zarzuela nativista– y obtenido el favor del Emperador con las mismas artes del mandarín de un poema de Ramos Sucre: comparando su rostro al de la Luna”. El Emperador era Juan Vicente Gómez.

La merced concedida por Gómez al joven poeta pobretón fue hacerlo tenedor de libros en los trabajos de una tortuosa carretera interestatal, construida por presos políticos. El paisaje allí es árido, xerófito; se está siempre a pocas millas náuticas de la ventosa isla de Curazao, posesión neerlandesa y refugio predilecto de los perseguidos por el dictador.

El gobernador Jurado y el oficial de presos se detestaban mutuamente. “[El general] Jurado me distinguía con su amistad –escribe el semibárbaro– y el jefe de la carretera con su confianza; teníala tanta en mí que entre los dos nos apropiamos del presupuesto de la carretera: con orden de tener trescientos hombres en los trabajos, solo ocupábamos doscientos”.

Imparto ahora la preocupación mayor del dictador Gómez en aquella Cuaresma de 1913. Pronto vencería su período constitucional sin que el Congreso hubiese modificado el artículo referente a la duración del mandato. El Congreso ...

Página 1 de 6

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Ibsen Martínez

Invitado del Festival Malpensante 2009. Su última novela es 'Simpatía por King Kong'.

Junio de 2017
Edición No.186

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores