Google+ El Malpensante

El último de la fila

Fe de erratas

Dos trapitos al sol del libro Ilustración Malpensante

.

Ilustración de Wilson Borja

 

Como los lectores pueden confirmar en cada edición, la ilustración es uno de los tesoros de esta revista. Por ello, este año nos la jugamos con ese patrimonio y lanzamos un libro dedicado a las dos décadas de esta línea gráfica. Editamos Ilustración Malpensante como un reconocimiento y homenaje al meticuloso oficio de 55 ilustradores, escogidos entre los varios cientos que han pasado por la revista en 20 años. Todos estuvieron muy contentos de participar, recopilamos el material y redactamos perfiles críticos que presentan sus procesos, técnicas e influencias. Muchos lectores se enamoraron de la idea y apoyaron la campaña de crowdfunding que lanzamos para hacer el libro posible. Hasta ahí, todo bonito.

No hay que olvidar que la úlcera de todo editor –además de tener que responder con un “no” a medio mundo, como queda claro en el primer artículo de este ejemplar– es volver sobre un libro ya impreso y encontrar errores ahora imposibles de corregir. En este caso, la selección y catálogo de más de cuatrocientas imágenes nos dejó dos sinsabores: pusimos literalmente patas arriba uno de los sofás ilustrados por Diana Castellanos para el cuento “La langosta china” –nos sigue pareciendo que se ve mejor así– y, más grave aún, atribuimos a Wilson Borja una ilustración que no era suya.

Lo primero fue algo cómico y cordial, que conversamos con la autora y nos llevó a leer el cuento de nuevo. Lo segundo es una situación incómoda con un ilustrador cuyo trabajo admiramos y respetamos, y a quien queríamos reconocer entre lo más selecto de lo que hemos publicado. Sentimos que nuestra intención de incluirlo en este libro a manera de homenaje haya acabado teniendo el efecto contrario. Enviamos a Wilson nuestras más sinceras disculpas e incluimos esta pieza suya, publicada en nuestra edición 85 para el cuento “Ídolo”, como una manera de mostrar de nuevo su trabajo y de invitarlo a que vuelva a compartirlo con nuestros lectores.

Página 1 de 1

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

El Malpensante

Agosto de 2017
Edición No.188

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Científicos burócratas


Por David Graeber


Publicado en la edición

No. 151



Los centros de investigación en ciencia y tecnología han copiado en mala medida los vicios del mundo corporativo. El resultado es que el quehacer de la actividad científica transc [...]

Elogio del menosprecio


Por Christy Wampole


Publicado en la edición

No. 153



Comentarios exaltados, tuits furiosos, alaridos digitales. Vivimos en tiempos de indignación masiva. Sin embargo, aparte de amargarnos la vida, generalmente no cambiamos nada. ¿Existe al [...]

Vampiros en Cartagena


Por Luis Ospina


Publicado en la edición

No. 101



¿Qué puede salir del encuentro entre tres cinéfilos reunidos para hablar de lo que más les gusta? Esta desempolvada entrevista puede ofrecer una respuesta. [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Columnas

La comba del palo

El control del comercio sexual

En uso de razón

¿Qué hay de nuevo en WikiLeaks?

Paseos citadinos

Paseo cartagenero por una Manga sin mangos

El arte del trapecio

Razones y tradiciones

No lo veo claro

Mary Roach y sus cadáveres fascinantes