Google+ El Malpensante

El último de la fila

Caligrafía delirante

Facsímil de La vorágine

.

Figura 1 

Cortesía de la Biblioteca Nacional de Colombia

El manuscrito original de La vorágine muestra la progresión de una escritura signada inicialmente por la llanura y crecientemente enrarecida por la inmersión en la selva; el delirio simultáneo del autor y de su personaje sumergidos en las caucheras.

Corría el año 1918 cuando José Eustasio Rivera visitó por primera vez Casanare. Luego, en 1922, como encargado de la comisión para la demarcación limítrofe con Venezuela, se adentraría en Vaupés, Meta y Putumayo, dos años antes de publicar la novela.

En la figura 1, correspondiente a la primera parte de la obra, se despliega un trazo resuelto y elegante, como los pasos decididos de la pareja fugitiva: Arturo Cova y Alicia descienden de Bogotá, pasan por Cáqueza y Villavicencio hacia Casanare, y todavía transitan las tranquilas ondulaciones de la cordillera. Pero en la segunda parte de la novela los personajes son absorbidos por la extrañeza del Llano y el delirio de la selva. Arturo pierde a Alicia sabiendo que está embarazada, y decide preguntarle a un chamán sobre su paradero. La figura 2 corresponde a la toma de yagé; la narración del Pipa (guía de Arturo), que intuye la posible ubicación de Alicia, se desplaza a los márgenes, vacila entre tachones y se contiene. La figura 3 comprende una de las páginas finales de la segunda parte, cuando Cova enferma de fiebre, desvaría y sufre. Las letras de Rivera se quiebran como el personaje.

La Biblioteca Nacional compró el archivo a los herederos de Rivera, quienes aseguraron tener solo las dos primeras partes del libro. Así que no podemos analizar la caligrafía del autor en los folios de esa tercera parte pues, tal y como advierte el terrible epílogo del libro al referirse a la suerte de Arturo y Alicia, no queda “ni rastro de ellos. ¡Los devoró la selva!”

Figura 2

Figura 3

Página 1 de 1

Comentarios a esta entrada

Su comentario

El Malpensante

Septiembre de 2017
Edición No.189

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Elogio del menosprecio


Por Christy Wampole


Publicado en la edición

No. 153



Comentarios exaltados, tuits furiosos, alaridos digitales. Vivimos en tiempos de indignación masiva. Sin embargo, aparte de amargarnos la vida, generalmente no cambiamos nada. ¿Existe al [...]

Vampiros en Cartagena


Por Luis Ospina


Publicado en la edición

No. 101



¿Qué puede salir del encuentro entre tres cinéfilos reunidos para hablar de lo que más les gusta? Esta desempolvada entrevista puede ofrecer una respuesta. [...]

Científicos burócratas


Por David Graeber


Publicado en la edición

No. 151



Los centros de investigación en ciencia y tecnología han copiado en mala medida los vicios del mundo corporativo. El resultado es que el quehacer de la actividad científica transc [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Columnas

La comba del palo

El control del comercio sexual

En uso de razón

¿Qué hay de nuevo en WikiLeaks?

Paseos citadinos

Paseo cartagenero por una Manga sin mangos

El arte del trapecio

Razones y tradiciones

No lo veo claro

Mary Roach y sus cadáveres fascinantes