Google+ El Malpensante

Iceberg

Cambios malpensantes

.

Para El Malpensante, los dos últimos años han sido cruciales. Después de pasar por uno de los momentos financieros más difíciles de esta institución, pedimos ayuda enviando cartas abiertas y nos dimos cuenta de la cercanía que tenemos con nuestros seguidores, quienes se apresuraron a darnos una mano. En ese punto, también nosotros hicimos sonar las alarmas internas y nos comenzamos a mover de manera mucho más activa para gestionar nuevos proyectos que nos permitieran seguir adelante. Desde entonces, además de enfocarnos en publicar mes a mes una revista literaria con contenidos diversos y controversiales, nos hemos involucrado en talleres de escritura, seminarios, conciertos, foros de debate y el lanzamiento de nuevos libros bajo un sello editorial con el particular estilo que ha caracterizado de manera inconfundible a la revista.

Para hacer esto posible, hemos tenido que dar un giro en nuestra forma de entendernos como empresa. Ante los retos que enfrenta el medio editorial y gracias a la amplitud de recursos que ahora están al alcance de cualquier persona frente a una pantalla, no podemos seguir entregados a la inercia que tan generosa ha sido con nosotros durante ya casi veinte años. Hemos tenido que dar un paso hacia adelante –quizá hacia un lado– y ahora no solo somos un proyecto editorial terco y ambicioso, sino también una fundación cuyas actividades se convierten en espacios de encuentro para espíritus inquietos con los más variados puntos de vista.

Esa apertura de horizontes tiene un correlato en el terreno editorial: estar con frecuencia más cerca de nuestros lectores en escenarios creativos y de diálogo –como lo son los talleres y seminarios– nos ha confirmado la importancia que para un proyecto como este tiene descubrir nuevas voces, abrir cada vez más páginas a autores emergentes y ampliar los márgenes de su línea editorial tomando riesgos. Estamos trabajando en todo ello sin perder de vista la esencia de una publicación cuya identidad convoca alrededor de un adjetivo común a múltiples lectores, escritores, ilustradores, periodistas, poetas, fotógrafos y amigos todos ellos malpensantes. 

Seguimos por la misma línea trazada desde los inicios de la revista, pero vamos abriendo nuevos caminos, hacia nuevos nombres, miradas y temas, y con cambios en el equipo editorial. A partir de este número, el director encargado de esta revista será Ángel Unfried, quien ya lleva  seis años con nosotros como editor, desde cuando tuvo a bien llamar nuestra atención por las preguntas incisivas, más parecidas a un gancho al hígado que a inquietudes de periodista, que hacía en una sesión televisiva que tuvimos en Barranquilla. Ha demostrado en este tiempo ser un editor agudo y exigente y un escritor versátil. Además, está lleno de planes, sigue con atención los nuevos medios y oye sugerencias de sus lectores, cuyos intereses nos corresponde interpretar a todos. Pueden escribirle lo que se les ocurra a angelunfried@elmalpensante.com

Junto a él estará un joven equipo de redactores y asistentes editoriales. Además, durante los meses por venir, la sala de redacción de la revista contará con un editor distinto invitado a cada número, con el fin de matizar aún más esa capacidad de reinvención y sorpresa que diferencia cada entrega de El Malpensante de la siguiente. El primero de ellos, convocado para esta edición de febrero, es Ibsen Martínez, un autor venezolano con un abanico de intereses y experiencias que abarcan terrenos tan diversos como los libretos de televisión, la literatura, el béisbol, el teatro, los reinados de belleza y la historia política latinoamericana.

Mario Jursich, quien estuvo con nosotros durante muchos años y dirigió la revista desde febrero de 2009 hasta diciembre de 2015, se marcha a asumir nuevas actividades, en las que le deseamos buen viento y buena mar.

Página 1 de 1

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Andrés Hoyos

Es columnista de El Espectador y fundador de la revista El Malpensante.

Febrero 2016
Edición No.171

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Huesos y pelo


Por Pilar Quintana


Publicado en la edición

No. 194



Un cuento  [...]

Tres piedritas hepáticas


Por Hernán Bravo Varela


Publicado en la edición

No. 193



De manufactura muy diversa, pero igual de encantadora, este trío de ensayos aborda la música, el cine y el sentido del gusto (incluyendo el gusto por el arte) con un ingenio prodigioso. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores