Google+ El Malpensante

Breviario

La vida jugada a una carta

Cuando se escribe para elaborar una geografía propia, siempre se corre el riesgo de perderse. Sin embargo, el escritor argentino Emilio Renzi se las ingenió para dejar un rastro de migas en el inmenso bosque de sus diarios; rastro que sirve para encontrar a su álter ego real, Ricardo Piglia, y entender ciertos rasgos de su personalidad y del conjunto de su obra.

 

Ilustración de Natalia Ospina Meléndez

Soy racional con la literatura e irracional en mi relación con la literatura. 

¿Toda la vida es un proceso de demolición?

Ricardo Piglia

La apuesta

En sus inicios como escritor, Ricardo Piglia apostó su futuro a una sola carta: la literatura. Construyó un doble, Emilio Renzi, y dejó que este repartiera la baraja. Los diarios de Emilio Renzi son al tiempo la crónica tenaz de esta partida y su resultado.

“Toda decisión nace de una ilusión”, escribió Piglia. Siendo muy joven, el autor en ciernes convirtió esta esperanza en un mandato y en una aspiración irrevocable: registrar en una serie de cuadernos fechados la sucesión de los trabajos y los días para convertirse en escritor.

Los diarios fueron al principio una tentativa: “Podrán ser vistos como el proyecto de alguien que primero decide ser escritor y luego empieza a escribir, antes que nada, una serie de cuadernos en los que registra su fidelidad a esa posición imaginaria”. Lentamente se fueron convirtiendo en un ejercicio para dar sentido a los días, los meses y los años, y en una sustitución de la memoria para “no vivir la experiencia más que por escrito”. Vivir para ver y después escribir lo vivido y lo visto: esa fue la consigna.

En 327 cuadernos manuscritos, publicados recientemente por Anagrama en tres volúmenes (Años de formación, Los años felices y Un día en la vida) que suman más de mil páginas y abarcan casi sesenta años (de 1957 a 2015, así como sus últimos meses en Princeton y su regreso a Buenos Aires), Piglia se fabricó un prontuario personal para no permitir que nada se escapase. El autor argentino apuntó visiones instantáneas, interacciones, posturas, opiniones, batallas, desilusiones, derrotas, inclinaciones, ilusorias conquistas, inquietudes y falsas encrucijadas para que Renzi las viviera por él. En el proc...

Página 1 de 1

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Felipe Jaramillo Gómez

Abogado con maestría en literatura, radicado en Barcelona, donde trabaja como editor de mesa. Ha colaborado para medios como El Espectador, Arcadia y El Colombiano.

Mayo 2018
Edición No.196

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Tres piedritas hepáticas


Por Hernán Bravo Varela


Publicado en la edición

No. 193



De manufactura muy diversa, pero igual de encantadora, este trío de ensayos aborda la música, el cine y el sentido del gusto (incluyendo el gusto por el arte) con un ingenio prodigioso. [...]

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores