Google+ El Malpensante

Artículo

Una postal desde China

China es el gran misterio del desarrollo en el mundo. ¿Se trata de un modelo nuevo que no sólo se hace sin democracia, sino que se hace contra ella? El autor fue invitado a un festival de poesía y nos da su singular punto de vista.

Había prometido no ir a China hasta que mi amigo, el poeta exiliado Bei Dao, pudiera recorrer su país con libertad, pero cuando recibí una repentina invitación al Festival Internacional de Poesía Ciudad Centenaria en Chengdu, él mismo me urgió a que asistiera: “Si esperas a que yo pueda ir, serás demasiado viejo para gozar del viaje”.

El panorama internacional del festival se limitaba a dos norteamericanos. Por suerte, me pidieron que escogiera a un compatriota, y escogí con facilidad a Forrest Gander, cuya excelencia y afabilidad son una rara combinación en la literatura americana. A la hora de localizarlo en un refugio de artistas perdido en el desierto texano, realicé mi sueño de toda la vida de repetir el famoso telegrama de Eric Newby a un amigo en Buenos Aires: “¿ESTÁS DISPONIBLE NURISTÁN JUNIO?”. Ensayé un tono casual: “Hola, Forrest, ¿quieres ir a la provincia de Sichuan la próxima semana?”.
 
Descendimos bastante averiados del avión y, camino a la ciudad, los jóvenes poetas asignados para nuestro recibimiento eludieron las preguntas más inocentes: “Ya les contarán durante la cena”. Nos llevaron a un lugar extravagante, estilo Las Vegas, con todo y fuentes en forma de delfín, que se llamaba el Hotel California; al parecer la Revolución Cultural de los años setenta no les permitió a los chinos enterarse de que ése era un nombre para canciones. Saltando por encima del almacén por departamentos, del complejo de salas de cine, de la pista de hielo, del centro de conferencias, del teatro de ópera, de los diez salones para banquetes, del restaurante de cacería Shunxing, del Rincón del Pescador (“un viejo bar de San Francisco”), de la Parrilla Orilla Izquierda del Sena, del night-club Danubio Azul, del supermercado y de la galería de arte (“con la escultura bajo techo más grande de China”), nos llevaron de afán al sótano de Los Famosos Bocados de Chengdu, imitación de “una calle de la vieja China” con inmensas lámparas de papel, salsa de soya y vino de arroz en barriles de falsa antigüedad, vendedores de hierbas medicinales, calígrafos y sombras chi­nescas, donde un gran grupo de poetas nos esperaba en la Auténtica Casa de Té. A medida que la interminable secuencia de delicias daba vueltas sobre la bandeja giratoria en la mitad de la mesa, hubo alusiones veladas e intercambio de miradas, pero de viva voz sólo nos exhort...

Página 1 de 4

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Andrés Hoyos

Septiembre de 2006
Edición No.73

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

Huesos y pelo


Por Pilar Quintana


Publicado en la edición

No. 194



Un cuento  [...]

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores