Google+ El Malpensante

Iceberg

Algunos puntos sobre el Estado, los impuestos y las artes

s

Invitado Festival MalPensante 09

• Hay que diferenciar entre cultura, una palabra demasiado vasta e imprecisa, y las artes.

• Las artes deben tener un tratamiento específico por parte del Estado, mientras que la preservación de bienes culturales y demás actividades culturales no artísticas debe tener otro diferente, al que no nos referiremos aquí.
 
• Las artes, así como la cultura en general, se consideran hoy en día un factor clave de desarrollo y de competitividad, sobre todo porque ayudan a retener en las ciudades y en el país a la gente creativa. Si languidecen o desaparecen, es posible que su ausencia induzca a mucha gente creativa a emigrar, llevándose consigo un factor clave de desarrollo.
 
• Por todo lo anterior, el Estado debe diseñar mecanismos transparentes y sencillos para que lleguen dineros, tanto oficiales como privados, a las actividades artísticas, al tiempo que se abstiene de decidir sobre contenidos.
 
• Desde hace mucho el flujo de dinero para las artes, nunca abundante, se ha dedicado a subsidiar la oferta. Es indispensable que ahora, en forma creciente, se inyecte demanda, un camino menos burocrático, más libre y menos manipulable.
 
• Es preferible que exista una distancia entre las artes y el Estado. La frase de Keynes, fundador del Consejo Británico para las Artes, es que deben quedar “at arm’s length” (a un brazo de distancia). Las razones son válidas de lado y lado: ni el Estado quiere ser responsable por los contenidos de las artes, ni los artistas desean o aceptan que en éstas haya dirección del Estado.
 
• El mejor mecanismo que existe para resolver este dilema es conformar por ley consejos para las artes, uno nacional y otros locales o regionales. Ambos deben estar relacionados en forma estrecha. Se trata de entidades cuyos miembros son gente de alto prestigio en cada rama artística, nombrados por el ejecutivo, ya sea por el ministro de Cultura o por los secretarios de Cultura de las ciudades y de los departamentos. Una vez nombrados, los miembros de los consejos no pueden ser destituidos (salvo por dolo o algo similar) y tienen un período fijo (cuatro años), renovable, en ese caso sí mediante nuevo nombramiento del ministro o del secretario.
 
• Estos consejos deciden a qué se destina el gasto en las artes...

Página 1 de 2

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Andrés Hoyos

Es columnista de El Espectador y fundador de la revista El Malpensante.

Septiembre de 2006
Edición No.73

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Columnas

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores

En uso de razón

Del terrorismo al conflicto interno

No lo veo claro

Hocus pocus

Paseos citadinos

Paseo cartagenero por una Manga sin mangos

El arte del trapecio

Razones y tradiciones