Google+ El Malpensante

Artículo

Pasado y futuro de la economía de los carbohidratos

El texto que sigue es una versión editada del original y su lección, tan sencilla como audaz, es que los problemas económicos no se deben abordar de manera perezosa. Los filones productivos están donde uno menos los espera.

Hace menos de 200 años, las economías de las sociedades en proceso de industrialización se basaban en los carbohidratos. En 1820, la sociedad americana utilizaba dos toneladas de origen vegetal por cada tonelada de origen mineral. Las plantas eran la materia prima indispensable para la producción de tinturas, compuestos químicos, pinturas, tintas, disolventes, materiales de construcción e, incluso, energía.

Durante los 125 años que siguieron, los hidrocarburos y los carbohidratos lucharon por la supremacía en la industria. Gases de carbón mineral alimentaron los primeros sistemas de iluminación urbana. Alquitranes derivados del carbón se usaron en las primeras industrias de tintura sintética. El algodón y la pulpa de madera condujeron a los primeros plásticos y textiles sintéticos. En 1860, el etanol derivado del maíz figuraba entre las sustancias químicas más vendidas y, hasta 1870, la madera generaba cerca del 70% de la energía en Estados Unidos.
 
El primer plástico fue un bioplástico. A mediados del siglo XIX, una empresa inglesa que fabricaba bolas de billar calculó que a la tasa en que se estaban sacrificando elefantes, la oferta de marfil llegaría a su fin muy pronto. La empresa ofreció un premio para quien descubriera un producto similar al marfil, pero derivado de una materia prima más abundante. Dos impresores de New Jersey, John e Isaías Hyatt, se ganaron el premio con un producto derivado del algodón que bautizaron “colodión”.
 
Irónicamente, el colodión nunca se usó para fabricar bolas de billar: este plástico, cuyo nombre científico es nitrato de celulosa, se conoce popularmente como la pólvora de algodón y es un explosivo de bajo poder. En la primera tacada de una partida de pool, al dar la bola blanca contra las demás, se producía un fuerte chasquido, y esto trajo confusiones, disparos y muertos en cantinas donde los parroquianos no sólo estaban bebiendo sino que a veces iban armados.
 
La gente, sin embargo, encontró usos alternativos para el colodión, en la fabricación de cajas de dientes y de botones. Más tarde, un nuevo plástico derivado del algodón y bautizado “celuloide” dio lugar a la fotografía. Hasta el día de hoy muchos en la industria hablan de las películas de celuloide, aunque Steven Spielbe...

Página 1 de 5

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Andrés Hoyos

Junio de 2006
Edición No.71

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

Tres piedritas hepáticas


Por Hernán Bravo Varela


Publicado en la edición

No. 193



De manufactura muy diversa, pero igual de encantadora, este trío de ensayos aborda la música, el cine y el sentido del gusto (incluyendo el gusto por el arte) con un ingenio prodigioso. [...]

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores