Google+ El Malpensante

Artículo

Gotas cordiales

s

Invitado Festival MalPensante 09

Romanticismo

El romanticismo nace, por lo menos en parte, de una animadversión personal entre su fundador, Jean-Jacques Rousseau, y el patriarca de la fría razón: Voltaire.
 
Rousseau era un pesado y un megalómano. Abandonó a sus cinco hijos en un orfelinato, abusó de sus anfitriones, insultó a sus amigos; de ñapa, era medio mentiroso y bastante paranoico. ¿Alguna de todas esas virtudes entró al romanticismo por la puerta de atrás? Dejo la respuesta a los especialistas.
 
*
 
Estupenda y algo cursi la definición de Musset: “no puedo; a pesar de mí el infinito me atormenta”.
 
*
 
Rousseau patentó una extraña idea vanguardista: la fidelidad a sí mismo. Peter Gay dice de su vida: “vagabundaje melodramático puntuado por cartas malgeniadas”.
 
*
 
La gran influencia de Rousseau sobre la modernidad, ¿habla mal de la modernidad?
 
*
 
El libro
 
También es compañía cuando las demás compañías se desvanecen.
 
*
 
¿La gran novela?
 
En teoría cualquiera puede escribir una gran novela. De hecho, quienes las escribieron, antes de escribirlas no eran nadie porque todavía no las habían escrito.
 
Cuentas circulares
 
Se acumulan con el tiempo las ofensas que bien enumera Hamlet en el famoso soliloquio: “los latigazos y burlas del tiempo, el daño del opresor, el desprecio del orgulloso, las punzadas del mal amor, las eternas demoras de la ley, la insolencia del poder”. Luego llega un día el reconocimiento, que entre otras cosas ofrece al ofendido la posibilidad de cobrar las ofensas padecidas, y es muy raro quien se abstenga de hacerlo. Claro, para entonces suele ser casi imposible cobrarlas en las personas que las infligieron, de modo que el saldo de la deuda recae sobre quienes veinte o treinta años más tarde son como era el ofendido cuando ...

Página 1 de 2

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Andrés Hoyos

Es columnista de El Espectador y fundador de la revista El Malpensante.

Diciembre de 2005
Edición No.66

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

Columnas

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores

En uso de razón

Del terrorismo al conflicto interno

No lo veo claro

Hocus pocus

Paseos citadinos

Paseo cartagenero por una Manga sin mangos

El arte del trapecio

Razones y tradiciones