Google+ El Malpensante

Artículo

El taller de Gay Talese

s

Un fantasma prestigioso

Pese a su renombre internacional, Gay Talese es hoy por hoy un fantasma para nosotros, un fantasma prestigioso. Sus libros hace mucho que no se editan en ninguna de las perezosas y predecibles capitales del mundo editorial en español, y algunos de ellos, como Unto the Sons (1992), el último que publicó en inglés, nunca se tradujeron a nuestra lengua. Aquí sí cabe eso de que todo tiempo pasado fue mejor, pues los libros de Talese hacían parte del catálogo de Grijalbo en los años setenta, si bien parece que al ser devorada por el grupo italiano Mondadori, que a su vez sirvió de comida para el gran tiburón alemán Bertelsmann, la vieja editorial española se vio obligada a “depurar” su catálogo de cosas buenas para publicar maravillas como La dieta South Beach o Descubre tu destino con el monje que vendió su Ferrari.

Gay Talese, sin embargo, es una figura emblemática de las más altas esferas del periodismo escrito, llámense éstas periodismo literario, Nuevo Periodismo o literatura de no ficción. Mucho se ha hablado de la fructífera y hasta mágica relación entre la literatura y el periodismo, pero lo cierto es que en el pasado esta conexión apenas dependía de que hubiera escritores que a veces ejercían el periodismo, y periodistas que a veces se sentaban a escribir cuentos, ensayos o novelas. El eslabón verdadero como tal, el texto que a su vez fuese alto periodismo y buena literatura, era muy raro. A estas alturas, en cambio, en las buenas revistas uno puede encontrar con alguna frecuencia esos cuentos anclados en la realidad que se llaman crónicas o reportajes y que ya no tratan en exclusiva de las celebridades y de los grandes protagonistas del acontecer noticioso, sino que se meten con personajes mucho más diversos.
 
Talese nació en Ocean City, New Jersey, en 1932, hijo de la familia católica formada por un sastre italiano recién emigrado a Estados Unidos. En su juventud hizo a fondo el aprendizaje de las redacciones aceleradas e inmediatistas, en particular de la del New York Times, pero pronto entendió que lo suyo era el periodismo en profundidad y se dedicó a escribir grandes reportajes para la revista Esquire. Éstos a su vez lo llevaron a publicar libros completos en una tradición que recibió sus primeros grandes impulsos de Hiroshima de John Hersey y A sangre fría de Truman Capote, ambos publicados in extenso por The New Yor...

Página 1 de 7

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Andrés Hoyos

Septiembre de 2005
Edición No.65

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

Columnas

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores

En uso de razón

Del terrorismo al conflicto interno

No lo veo claro

Hocus pocus

Paseos citadinos

Paseo cartagenero por una Manga sin mangos

El arte del trapecio

Razones y tradiciones