Google+ El Malpensante

Música

Ménage à trois

 “Un ménage à trois es la realización del acto sexual en el que participan tres personas, un trío, pudiendo ser cualquier combinación de las que sean posibles: una pareja casada con un amante de alguno de los miembros de la pareja; tres personas que acuerdan tener esa experiencia, etcétera. Esto es pues, el sexo grupal que involucra a sólo tres participantes, por lo que normalmente no se considera una orgía...”

© Stephane Cardinale

 

Han pasado muchos años, ya sé que demasiados, pero la muerte no ha golpeado todavía a mi puerta. Así que tengo el derecho de escaparme de mi patria rodeada de bandidos para irme a gozar, por primera vez, con los Policías. En la Feria del Libro de Guadalajara condecoraban a Álvaro Mutis, y Gabriel García Márquez confirmaba que el autor de Maqroll el Gaviero era el mejor de los amigos posibles. Yo, mientras tanto, respiraba a cuentagotas para poder ver por fin en vivo a Sting, Stewart Copeland y Andy Summers sin morirme del arrepentimiento. Un amigo en Bogotá se despidió de mí diciéndome: eso ya es el colmo del anacronismo. Una alumna me llamó aparte para preguntarme, en un susurro: ¿quién es The Police? Mi prima que vive en México me compró las boletas y me dijo: le compro las boletas, pero yo voy con usted. Pero, prima. Se jodió, mijito. Y no voy sola. Voy con cinco amigos más. Grrrr. Gruñí y refunfuñé, pero la suerte ya estaba echada. Hice de tripas corazón y, antes de sumergirme en la maratón literaria de Guadalajara-en-un-llano, me sumergí en el México-en-una-laguna del Foro Sol, donde acuatizarían los Policías. Sí. Quién iba a pensarlo. Pero lo mismo había dicho con los Stones, con Bo Diddley, con Chuck Berry, con Clapton, con Elton, hasta con Yehudi Menuhin. La ventaja que tienen los músicos es que no se mueren sino después de que uno los ve. Bueno, los que no se murieron en la época en la que morirse era fácil. Evité las explicaciones y aguanté la respiración en la región más transparente del aire.

Y no más preámbulos.

Hasta que el reloj dijo nueve y cuarto. Las luces se apagaron, sonaron acordes de Bob Marley en el aire (“Get Up, Stand Up”), como rindiéndole homenaje al papá de todo este asunto, se encendió una luz discreta en el escenario y los señores Sting, Andy Summers y Stewart Copeland nos recordaron sin afanes a qué habíamos venido a este mundo. El sonido era discreto, sin mayores artificios, encajonado en una mezcla de malos humos primitivos. Qué solos se veían los tres polices en la inmensidad del Foro Sol, ante la inminencia de los cincu...

Página 1 de 2

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Sandro Romero Rey

Trabaja como profesor en la Facultad de Artes de la Universidad Distrital. En 2010 publicó 'El miedo a la oscuridad'.

Marzo de 2008
Edición No.84

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

Columnas

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores

En uso de razón

Del terrorismo al conflicto interno

No lo veo claro

Hocus pocus

Paseos citadinos

Paseo cartagenero por una Manga sin mangos

El arte del trapecio

Razones y tradiciones