Google+ El Malpensante

Reseñas

The E! True Cartagena Story

El centurión de la noche. Joe Arroyo, una vida cantada de Mauricio Silva Guzman

© La  Iguana Ciega, 2008

 

Las biografías son un género difícil. Se corre el riesgo de caer en la simple acumulación de datos o en la pretensión de convertir en novela la simple acumulación de datos sobre la vida de un personaje. También se puede quedar en un vasto homenaje personal, apasionado y fanático, exaltando los argumentos por los que el protagonista pasó a la historia.

El libro de Mauricio Silva Guzmán, El centurión de la noche, comete por separado cada uno de esos errores, relegando la imagen del magnífico Joe Arroyo a la del cliché de rock star o diva decadente, al estilo de los documentales de VH1 o E! Entertainment, diferenciándose de la televisión por la ausencia de chismes o comentarios burlones por parte de periodistas de farándula y, paradójicamente, con menos aportes del mismo protagonista a la historia. Lo bueno es que, al igual que en The E! True Hollywood Story, las horas pasan sin problema y al final uno sabe que no aprendió nada importante, ni siquiera que acaba de presenciar una obra de arte, pero seguro se entretuvo.

Este libro, de uno de los periodistas más respetados del país, surgió como continuación y ampliación del reportaje “El rey no ha muerto”, que publicó la edición regional de Rolling Stone e hizo a Mauricio Silva merecedor del premio Simón Bolívar en el año 2004. Un perfil que sacó de la oscuridad de la radio tropical y las fiestas navideñas a uno de los mayores genios de la música colombiana, recordándonos que no solo Iggy Pop tiene derecho a drogarse hasta perder la razón, sin dejar de hacer buena música. Aquí también tenemos nuestro “Rock N Roll Nigger”.

El libro arranca mal: la portada tiene un feísimo recorte en Photoshop, el primer capítulo toma el título de una canción sobre la vida parrandera del Joe y pone al comienzo la mamertísima frase “el Joe nació en África. En una de las tantas áfricas de América”, que da paso a lo mismo que se ha dicho en tantos artículos sobre Pambelé o el “Palomo” Usuriaga o Diomedes Díaz: “el origen humilde” del personaje, sin mayores imágenes que los macondianos aguaceros de la costa ...

Página 1 de 1

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Daniel Páez

Septiembre de 2008
Edición No.90

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Tres piedritas hepáticas


Por Hernán Bravo Varela


Publicado en la edición

No. 193



De manufactura muy diversa, pero igual de encantadora, este trío de ensayos aborda la música, el cine y el sentido del gusto (incluyendo el gusto por el arte) con un ingenio prodigioso. [...]

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores