Google+
El Malpensante

Crónica

Los Soprano

un detrás de cámaras

Traducción de Alejandra Sarria Molano
El creador de una exitosa serie que impuso nuevas formas de hacer televisión revela los secretos de su concepción y factura.

David Chase, fotografiado en los Silvercup Studios de Long Island City en marzo de 2006. Foto de Patti Sapone

En 1996, Lloyd Braun, en ese entonces un ejecutivo de Brillstein-Grey Entertainment, me sugirió hacer una versión para televisión de El padrino. Yo no estaba interesado, pero la sugerencia de Lloyd me recordó una idea para una película que había tenido unos años atrás –por cosas de la suerte, durante una de mis propias sesiones de psicoterapia– acerca de un mafioso deprimido que se hace tratar. Esa idea finalmente se convirtió en la primera temporada de Los Soprano.

La mafia me ha interesado toda la vida. Yo fui un niño ítalo-americano, primero en Mount Vernon, Nueva York, y luego en North Caldwell, Nueva Jersey (el mismo pueblo donde vive Tony Soprano). A través de los años he recogido de fuentes secundarias detalles acerca de los mafiosos: cómo viven y hablan, qué valoran. Una buena porción de mi educación salió de películas y libros, pero sobre todo de los periódicos locales. En el bachillerato conocí a los hijos de algunos mafiosos, y una de mis primas mayores emparentó con ellos. Nosotros, los escritores del programa, también hemos conocido intimidades del asunto a través de un contacto en la oficina de un fiscal que procesaba mafiosos. Frank Renzulli, un escritor/productor de la primera temporada y media, es otra gran fuente de información sobre mafiosos, pues creció en el este de Boston.
Cuando llegó el momento del casting, yo sabía que necesitábamos actores con raíces en Nueva York o Nueva Jersey y, en lo posible, con experiencia en teatro. James Gandolfini, Michael Imperioli, Nancy Marchand y Edie Falco tienen una larga trayectoria escénica. (Ser italianos también ayudó. Pero Nancy Marchand, Jamie-Lynn Sigler y Robert Iler lo han hecho bien a pesar de su trágica carencia). Por otra parte, sentí que Stevie Van Zandt, quien nunca había actuado, era un actor natural. El proceso de audiciones también nos inspiró a la hora de crear nuevos personajes. Tony Sirico, que leyó para los papeles de Big Pussy y Uncle Junior, me llevó a crear el personaje de Paulie Walnuts Gualtieri.
Tenía una buena idea d...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

David Chase

Creador de las series originales Almost Grown, transmitida entre 1988 y 1989, y Los Soprano transmitida entre 1999 y 2007.

Mayo de 2009
Edición No.97

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

Gefilte Fish


Por Eduardo Halfon


Publicado en la edición

No. 203



Imitando se aprende casi cualquier cosa. Incluso las que uno no quisiera aprender. [...]

Tres piedritas hepáticas


Por Hernán Bravo Varela


Publicado en la edición

No. 193



De manufactura muy diversa, pero igual de encantadora, este trío de ensayos aborda la música, el cine y el sentido del gusto (incluyendo el gusto por el arte) con un ingenio prodigioso. [...]

Sándor Márai


Por Mauricio Polanco Izquierdo


Publicado en la edición

No. 202



Un académico colombiano viaja a Hungría para lograr terminar el encargo de un ponzoñoso editor: un perfil de un fenómeno editorial póstumo, un autor desdeñado [...]

Substantial Comics


Por


Publicado en la edición

No. 202



. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores