Google+ El Malpensante

Artículo

El hermano Anís

Con los dos textos que siguen, comenzamos un breve paseo por el polémico territorio de los derivados bebestibles del alcohol, escrito en cada caso con un partidario de cada bebida. Por si acaso, repitamos en coro: el exceso de alcohol es perjudicial para la salud; prohibida la venta a menores de edad; no maneje embriagado, etc.,etc.

1 No conozco muchos textos literarios que hablen del aguardiente. Tal vez, entre nosotros los paisas, el más celebrado son las décimas que le envió Diego Calle Restrepo a un amigo, desde Estados Unidos, pidiéndole que le enviara una botella de su añorado licor. Comienzan así:

 
Mi querido amigo Luis:
hace seis meses cumplidos
que aquí en Estados Unidos
suspiro por un anís;
porque en este gran país
por espantosa ironía
cualquier cosa se hallaría
que la fantasía invente,
pero un trago de aguardiente
¡nunca se conseguiría!
 
 
El autor de esas décimas era un prohombre antioqueño, político, gobernante, hombre de empresa, bambuquero (un bello bambuco, “Lejos de ti”, tiene letra suya) y, como quedó visto, fiel bebedor de aguardiente. Fue también, por si fuera poco, amigo de León de Greiff. Ya en su vejez León escribió en una pared de la tienda que corona el alto de Otra­mina la segunda versión, mucho más concisa, del “Relato de Ramón Antigua”:
 
 
En el alto de Otramina
yendo pa Titiribí,
me topé con Diego Calle
colorao como el ají.
 
 
Pero es difícil, repito, encontrar referencias de cuño literario al aguardiente o a los aguardienteros, referencias que por supuesto abundan, a lo largo del mundo y de la historia, sobre los licores nobles. Tomás Carrasquilla, que escanciaba a placer aguardiente en el Café La Bastilla, lo llamaba “El hermano Anís”, y así consta en su epistolario, no en sus cuentos, novelas y crónicas. Eduardo Escobar, en el prólogo de su novela Fuga canónica, le reprocha a don Tomás que en un relato suyo, no menciona cuál, describe con sumo detalle una fiesta pueblerina, sin dignarse mencionar la música que sonaba, los músicos que la tocaban, y mucho menos el trago que se bebía. El mismo De Greiff, al menos después de sus poemas sobre el País de Bolombolo (“... allá venden aguardiente/ de Concordia, ¡cosa brava!”), y muy bebedor del blanco en El Automático, dedicaba más elogios al vod­ka (que él llamaba la vodka), olvidando, en pro de las letras, sus otras apetencias etílicas. Sucede y sucedió que ...

Página 1 de 3

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Elkin Obregón

Fue caricaturista por más de 20 años en El Mundo y El Colombiano, hasta finales de los 80; luego se dedica a la caricatura por encargos y por pasatiempo. Hizo historia con su tira cómica Los Invasores.

Septiembre de 2004
Edición No.56

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

Tres piedritas hepáticas


Por Hernán Bravo Varela


Publicado en la edición

No. 193



De manufactura muy diversa, pero igual de encantadora, este trío de ensayos aborda la música, el cine y el sentido del gusto (incluyendo el gusto por el arte) con un ingenio prodigioso. [...]

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores