Google+ El Malpensante

Correo

Sobre las publicaciones universitarias; Sobre "El remanso de Beltrán"; ¿Los más leídos?

Los lectores opinan.

Sobre las publicaciones universitarias

El artículo del profesor Arango sobre las publicaciones universitarias me hace malpensar en varias direcciones. Como investigador, docente y autor, asumo con vergüenza muchos de los calificativos y afirmaciones expuestos allí: autocomplacencia, trivialidad y ausencia de crítica propias de muchas publicaciones universitarias. Esta dirección vuelve sobre la trillada necesidad de revisar los objetivos educativos y formativos en las universidades –no solo públicas– que termina, por lo general, en un problema de competencias y estándares; como si la fiebre estuviera en las sábanas.

La otra dirección es poco más exigente para ustedes, porque involucra una acción que pasa por sus apreciaciones editoriales y por el interés de académicos como el mismo profesor Arango: crear una sección en El Malpensante donde se expongan y desenmascaren algunas publicaciones universitarias fallidas. La finalidad de esta sección sería pedagógica y ética. Por una parte, buscaría que algunos miembros de las comunidades académicas, en especial estudiantes y profesores, tengan la oportunidad de identificar la línea que separa la charlatanería de la seriedad analítica, la escritura autista de la que piensa en el lector. Por otra parte, tendría una finalidad ética, en tanto la sección se ampararía en el ejercicio que hace más de diez años realizó el profesor Alan Sokal y que publicó junto con Jean Bricmont bajo el título Imposturas intelectuales (Paidós, 1999). No podemos mantenernos pasivos ante las aberraciones terminológicas y conceptuales que muchos “científicos sociales” intentan hacer parecer como profundas reflexiones y transgresiones racionales.
 
Son las futuras generaciones de universitarios y lectores colombianos las que agradecerán que en la sección que propongo se exponga toda la farsa que ha alimentado nuestra monstruosa cantidad –y calidad– de edición universitaria, tanto de libros como de revistas. Si semejante propuesta prospera es posible que además del nuevo listado de “los más vendidos”, podamos tener el listado de “los más infames”, “los más enredados”, “los más falsos” y “los peor escritos” para las publicaciones universitarias.
 
—Juan José Giraldo Huertas
Sobre "El remanso de Beltrán"

Un lector perspicaz puede llegar a descubrir en algunos de los reportajes de García Márquez, es decir, en los mejores (por ejemplo aquellas crónicas que envió desde los países de la Cortina más tarde compilados bajo el título De viaje por los países socialistas), el quid de lo que dieron en llamar “lo real maravilloso”, i.e., un agudísimo sentido de la observación, como el que revela titular el capítulo dedicado a la antigua Unión Soviética así: “22.400.000 km2 sin un solo aviso de Coca-Cola”.

Con todo, a pesar de lo mucho que hablan al respecto, pocas veces se dice lo obvio, a saber, que la buena literatura y el buen periodismo quizá solo coinciden en una cosa: su capacidad para ampliar, como por efecto de lupa, la potencia y significación del detalle. Y eso es lo que logra Juan Miguel Álvarez en “El remanso de Beltrán” (El Malpensante n° 95), solo que en este caso podría decirse que lo que aquí devela es “lo real pavoroso”.
 
A propósito, ¿se puede hablar de la belleza del horror?: “... entre Jamundí y Aguadas, más o menos 300 kilómetros de los1.350 que tiene el río, se practicaron 547 necropsias a cadáveres recuperados del río...” dice el reportaje, y agrega la humanidad de personas como doña María Inés Mejía, quien en ese remanso del río Cauca recoge cadáveres (y cuerpos desmembrados) porque sabe que algunas veces bajan familiares en busca de sus seres desaparecidos: niños, niñas, adolescentes, soldados, traquetos, guerrilleros o paracos.
 
Maravilloso y horripilante reportaje sobre la belleza, la piedad y el horror humanos. Muchas gracias señor Álvarez.
 
—Juan Manuel Pombo Abondano
¿Los más leídos?

En el pasado número de la revista apareció un listado con los libros más leídos de la biblioteca Luis Ángel Arango. El listado tiene varias incongruencias que merecen ser estudiadas.

Para empezar, el primer libro de la lista no es un libro, es una revista: la del Banco de la República. Al parecer, la mayoría de los escolares que visitan la biblioteca tienen una fijación con el multiplicador monetario o con el balance fiscal del gobierno central. Además, la revista está en internet desde hace varios años, hecho que demuestra la extrema fidelidad de los estudiantes por el papel.
 
En la lista también hay cursos de inglés, antologías de cuentos infantiles, enciclopedias para mujeres y un libro de orquestación. Lo curioso es que la mayoría de los libros de la lista no están disponibles para préstamo (externo o interno), son libros de consulta en sala. Si son de consulta no hay forma de saber cuántos lectores tienen, al menos no de una forma exacta. La razón es que estos libros están en las estanterías de las salas de consulta y no es posible determinar cuántas personas los han leído o tomado del estante.
 
Por otro lado, la Luis Ángel cuenta con una base de datos enorme donde consignan los datos personales (dirección de residencia, edad, profesión, etc.) de todos los usuarios. Asimismo, deberían –al menos en teoría– contar con los registros de los libros que los usuarios prestan para su domicilio. Con estas bases de datos sería posible determinar con exactitud no solo los libros que se prestan con mayor frecuencia, sino también cuáles son los temas, autores y editoriales más consultados, y los días y horas preferidos por los usuarios para tomar en préstamo los libros.
 
Especulando un poco, también debería ser posible cruzar la información de los usuarios con los libros entregados en préstamo. Con esta operación podríamos saber, por ejemplo, qué leen los universitarios, los escolares, o los que viven en Cedritos o en La Candelaria. También sería factible encontrar patrones en los préstamos o realizar estudios bibliométricos más elaborados.
 
Quedan entonces unas preguntas para los administradores de la Luis Ángel Arango: ¿Con qué información fue realizada la lista que pasaron a la revista?, ¿los registros de los préstamos están almacenados en alguna base de datos?, ¿tienen estudios o informes sobre lo que leen o consultan sus usuarios?
 
—Alejandro Peláez

Página 1 de 1

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Lectores El Malpensante

Junio de 2009
Edición No.98

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Huesos y pelo


Por Pilar Quintana


Publicado en la edición

No. 194



Un cuento  [...]

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores