Google+
El Malpensante

Breviario

A escanear, a escanear que el mundo se va a acabar

s

La noticia y la información aparece claramente comentada en la última edición de Wired —la respetada revista presente/ futurística (ese nuevo gran tiempo en el que todos vivimos desde hace un tiempito)—, pero cualquier usuario o voyeur del site de la librería virtual Amazon ya ha tenido muestras gratis del asunto en cuestión.

 

Sí, el Citizen Jeff Bezos y los suyos se han propuesto escanear in toto y subir a la red todos los libros que ofrecen a la venta. El motor y la inspiración detrás de semejante empresa es, claro, comercial (te ofrecen capítulos selectos para engancharte y vender el libro). Pero lo cierto es que este emprendimiento inaugurado en el verano de 2003 ya supera, con 120.000 volúmenes procesados, lo acumulado por todos los otros existentes y de mayor antigüedad, como el Project Gutenberg, el Million Book Project y The Rosetta Project, entre otros. El objetivo de Amazon es procesar todo su catálogo y competir —a la hora de la consulta— con gente como Google, Yahoo! y eBay (que se nutren de los mensajes publicitarios de todo aquello que buscan y encuentran).
 
Lo que —una vez más— vuelve a poner en discusión el ya tan clásico y novedoso dilema. Está claro que estos movimientos atentan contra la figura del libro tal y como la conocemos. Y está claro también que los lectores curtidos no quieren que el libro cambie. Algunos han denunciado el asunto —la digitalización de la materia impresa—como si se tratara de un nuevo y monstruoso holocausto; y ahí está ese furibundo alegato del escritor Nicholson Baker titulado Double Fold (2002). El libro es, sí, un objeto romántico. Y, como todo lo romántico, es problemático. Basta con invocar una sola palabra para experimientar el horror pasado, presente y futuro de este romanticismo: mudanza.
 
La idea de Amazon, en principio, era que los usuarios pudiesen consultar sólo los títulos de los libros que alguna vez habían comprado (lo cual, admitámoslo, era un poco difícil de comprobar e implicaba cuestiones como que el cliente enviara a Amazon fotos de su biblioteca); pero Bezos decidió jugar a lo grande, a lo generoso: todo para todos y potenciar la oferta con seducciones como la búsqueda avanzada en la que basta con poner un nombre de persona, lugar, producto, o lo que sea, para que se nos ofrezcan listas de ficciones y no-ficciones donde —para orgasmo de académicos y de adictos a la manía referenc...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Rodrigo Fresán

Buenos Aires, 1963), escritor argentino radicado en Barcelona.

Febrero de2004
Edición No.52

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

Ida Vitale no subestima a sus lectores


Por César Bianchi


Publicado en la edición

No. 203



Con una sonrisa pícara y unas salidas lúcidas, la poeta uruguaya responde con precisión filuda las preguntas de otro inoportuno periodista atraído por la miel de los premio [...]

Gefilte Fish


Por Eduardo Halfon


Publicado en la edición

No. 203



Imitando se aprende casi cualquier cosa. Incluso las que uno no quisiera aprender. [...]

La sed del ojo


Por Pablo Montoya


Publicado en la edición

No. 204



La primera novela del escritor colombiano transcurre en tiempos en los que la fotografía erótica atentaba contra las buenas costumbres y los “pornógrafos” eran persegu [...]

Juan Pablo Bieri, el nuevo censor de la televisión pública


Por Liga Contra el Silencio


Publicado en la edición

No. 203



Juan Pablo Bieri y RTVC sí censuraron "Los Puros Criollos" Una nueva entrega de la "Liga contra el silencio" de la cual hacemos parte. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores