Google+ El Malpensante

Breviario

Paco Porrúa, el hombre del microscopio

s

Nacido en España pero formado profesionalmente en Argentina, Francisco “Paco” Porrúa fue editor de Julio Cortázar y Ga­briel García Márquez, así como el fundador de la legendaria editorial Minotauro desde la que tradujo y difundió las obras de Ray Bradbury, J. G. Ballard y J. R. R. Tolkien, entre muchos otros. El pasado 29 de noviembre, la Feria del Libro de Guadalajara premió y celebró su formidable trayectoria. Rodrigo Fresán fue uno de los participantes del acto. Aquí se reproduce el texto escrito para la ocasión, además de una postal de la feria. 

 
Uno de los misterios más interesantes, uno de los fenómenos más apasionantes a la hora de investigar y de destilar una vida, es el misterio de la vocación. Ese instante en el que el pasado y el presente y el futuro son una sola cosa y nos sentimos dueños y autores y, también, editores de nuestro destino.
 
La vocación como eso que uno dice querer ser —algo que en principio es una pura fantasía— y que, si hay suerte, se realiza. Y dentro del enmarañado y salvaje bosque de las vocaciones, hay una que siempre me resultó tan fascinante como enigmática: la vocación de editor.
 
Vocación que es similar, supongo, a la profesión de médium. Un editor es un intermediario entre el fantasma de un escritor y el lector vivo. O entre el lector muerto y el escritor inmortal. Algo así. Una cosa es cierta, innegable: como suele ocurrir con los médiums, existen muy pero muy pocos editores que posean el don de ver más allá y de contemplar el Más Allá. La mayoría, se sabe, utilizan trucos de luces y de sombras para mentirles a seres más que dispuestos a ser engañados.
 
Todo esto para decir que Francisco Porrúa es uno de los contados médiums auténticos que yo conozco.
 
Los buenos editores —los editores auténticos—, en lugar de hablar con los espectros hablan con los escritores. En ocasiones, hasta son poseídos por esos escritores y se fingen dominados para, en realidad, orientar mejor al fantasma perdido en ese otro mundo ectoplasmático que es todo libro mientras está siendo escrito, cuando ya existe pero todavía no es sólido, cuando no es materia de este mundo sino material del otro.
 
Ignoro qué es lo que llevó a Porrúa a convertirse en ...

Página 1 de 2

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Rodrigo Fresán

Buenos Aires, 1963), escritor argentino radicado en Barcelona.

Diciembre de 2004
Edición No.51

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

Huesos y pelo


Por Pilar Quintana


Publicado en la edición

No. 194



Un cuento  [...]

Tres piedritas hepáticas


Por Hernán Bravo Varela


Publicado en la edición

No. 193



De manufactura muy diversa, pero igual de encantadora, este trío de ensayos aborda la música, el cine y el sentido del gusto (incluyendo el gusto por el arte) con un ingenio prodigioso. [...]

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores