Google+ El Malpensante

Breviario

Gotas cordiales

s

El agravio del helicóptero

Black Hawk en realidad se llamaba “Ma-ka-tai-me-she-kia-kiak” y era un jefe sauk que en 1832 quiso regresar a sus tierras en Iowa. Por el camino, a Halcón Negro se le opuso un ejército de blancos en el cual —ironías gruesas que tiene la historia— figuraba como oficial un joven norteño llamado Abraham Lincoln. Una vez vencidos los guerreros de Halcón Negro, los tomaron presos a él y a su hijo, y el presidente Andrew Jackson decidió pasearlos a ambos por pueblos y veredas del país a título de trofeos de guerra. Lo que ya me parece más raro, y cuyo proceso de gestación ignoro, es cómo llegó el nombre del gran guerrero a encarnar en un peligroso helicóptero de guerra del arsenal del ejército que lo venció y lo humilló.
 
Los agravios no pararon ahí, ni por poco. Pontiac, el gran jefe ottacoua que a la postre fue asesinado por un mercader inglés, se convirtió con el andar del tiempo en una marca de autos mediocres, mientras que los cherokees, que alguna vez fueron un pueblo guerrero, a estas alturas traen doble transmisión. Los miamis eran una tribu y ahora son la ciudad menos indígena del mundo. Crazy Horse (Caballo Loco) era un gran guerrero siux, pero muchos años después de ser pasado a bayoneta por el soldado blanco que lo llevaba preso, se transformó en un cabaret parisino. Sequoya, el gran filólogo mestizo, hijo de un mercader blanco y de una cherokee, se volvió árbol gigante en California. Poco antes de su muerte, el pueblo de su madre fue diezmado durante su larga marcha por el “Sendero de las lágrimas”.
 
Entrado el siglo XX, alguien cayó en cuenta de que hacía falta un nuevo filón para los agravios. Entonces se inventaron las películas de vaqueros. Como se sabe, una película de vaqueros es mucho más letal que un helicóptero artillado.
 
 
*
 
No tengo ni idea de si la música de Mozart todavía se escuchará en el año 3000. Para entonces será casi tan vieja como para nosotros es el Imperio romano. A la larga, tampoco me incumbe si la escucharán o no, pues no estaré por ninguna parte para ocuparme del dilema. Lo único que puedo decir es que yo todavía siento a Mozart vivo hoy...

Página 1 de 2

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Andrés Hoyos

Es columnista de El Espectador y fundador de la revista El Malpensante.

Diciembre de 2004
Edición No.51

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

Huesos y pelo


Por Pilar Quintana


Publicado en la edición

No. 194



Un cuento  [...]

Tres piedritas hepáticas


Por Hernán Bravo Varela


Publicado en la edición

No. 193



De manufactura muy diversa, pero igual de encantadora, este trío de ensayos aborda la música, el cine y el sentido del gusto (incluyendo el gusto por el arte) con un ingenio prodigioso. [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores