Google+ El Malpensante

Coda

El bochorno global

Como todo el mundo sabe, Britney Spears nos brinda una excelente oportunidad para asistir a un nuevo capítulo del ocaso de los ídolos. Eso sí: con tanto placer como alguna vez contemplamos su ascenso.

Ilustración de Henry Rodríguez Herrera

 

Habitamos un planeta peculiar donde la gente se avergüenza si sueña que va desnuda al colegio, pero disfruta si una celebridad hace el ridículo en televisión. El pudor de nuestras noches es el morbo del día siguiente.

Durante varios años, Britney Spears contribuyó al calentamiento global con videos y coreografías de elevada temperatura. Sin llegar a los escarceos del soft porno, logró que su ombligo fuera esencial a su personalidad y demostró la atracción elemental que el pelo rubio, los pantalones de cuero y los movimientos de cadera ejercen ante organismos provistos de bilirrubina. Una canción resumió su lema existencial: «¡Ups, lo hice de nuevo!». Equivocarse es sexy.

En la reciente entrega de los premios MTV, Britney pasó del descaro al martirologio, protagonizando el caso más comentado del bochorno global.

Después de cortejar el fuego, la Reina del Pop se provocó quemaduras de tercer grado. Su historia evidencia los trágicos imperativos de la cultura de masas. ¿Qué se espera de los ídolos? ¿Que triunfen sin tregua o que se derrumben en forma espectacular?

Un guión típico en la fabricación de celebridades estadounidenses: un desconocido del que no se esperaba nada toma por asalto los escenarios y llega a la cima del cariño colectivo; actúa como monarca caprichoso hasta que se derrumba en una borrasca de drogas, infructuosas clínicas de rehabilitación, amores fallidos y tatuajes muy extraños. Para que el guión mejore, hace falta otro episodio: el comeback, el regreso contra todos los pronósticos.

«No hay segundos actos en la historia americana», escribió Francis Scott Fitzgerald, aludiendo a la dificultad de recuperarse ante una opinión pública que es permisiva en la victoria e inclemente en la derrota.

Las estrellas del espectáculo viven en estado de irrealidad hasta que estallan como supernovas. Cuando un rostro cubre un edificio para anunciar un disco o una película es difícil que siga siendo normal. La fama es una desmesura. ¿Qué espera la sociedad del espectáculo de sus favoritos?

Por principio de cuentas, el ídolo pop debe ser diferente. Surgido del barro común, dispone ...

Página 1 de 1

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Juan Villoro

Ganó el Premio Herralde en 2004 por su novela 'El testigo'. Su última publicación es el ensayo 'Balón dividido'.

Diciembre de 2007
Edición No.82

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Huesos y pelo


Por Pilar Quintana


Publicado en la edición

No. 194



Un cuento  [...]

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

Tres piedritas hepáticas


Por Hernán Bravo Varela


Publicado en la edición

No. 193



De manufactura muy diversa, pero igual de encantadora, este trío de ensayos aborda la música, el cine y el sentido del gusto (incluyendo el gusto por el arte) con un ingenio prodigioso. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores