Google+
El Malpensante

Artículo

Geografía particular

A veces autobiográficas e intimistas, a veces barrocas y desmesuradas, las obras de Fellini componen un extraño y seductor paisaje. Crítico habitual de cine en nuestras páginas, González se pone el casco y explora tan peculiar geografía.

Es de noche. Caminan por la calle desierta brazo con brazo. Se mueven de lado a lado, bailando y cantando, despreocupados y optimistas. Han sido consentidos, tolerados, echados a perder. Son jóvenes, están llenos de ilusiones, de ganas en el cuerpo, de sueños por cumplir. Uno de ellos es robusto y en su rostro creemos ver a Federico Fellini. Pero no, es su hermano menor, Riccardo. Pero es como si lo fuera, pues si Fellini estuviera allí, cantaría y bailaría junto a sus amigos de juventud en Rímini, sin temor a despertar a los vecinos, sin miedo a importunar a los que a esa hora duermen tras una dura jornada. No, no está allí, en el mundo agridulce de I vitelloni (1953), por lo menos no de cuerpo presente. Otra cosa es su espíritu, maestro de ceremonias de todo su cine, regidor absoluto del mundo de fantasía que este director italiano creó a partir de sus recuerdos, de su juventud provinciana, de su sentido estético a prueba de ridículo y de censores. Juguetón y sibarita, su filmografía está cerca del goce lúdico y del disfrute sensorial. No hubo otro director tan personal como él, tan dispuesto a poner frente a las cámaras sus fantasías, sueños y obsesiones, sin temor a la incomprensión y al fracaso en la taquilla. La religión, el sexo, el fascismo, las máscaras sociales, la salvación, la redención y la gloria adquieren en su cine una dimensión provocativamente personal. Fellini juega con estos temas, los retuerce sobre sí mismos, y nos entrega una visión que —por momentos— parece hecha sólo para su propio regocijo.

Sin embargo, sus películas adquieren dimensión universal y se convierten en patrimonio de todos los que han (hemos) caído bajo su hechizo alegre, rebosante de mujeres opulentas y de la alegría sin límites de un payaso. De ese clown magnífico que en vida se llamó Federico Fellini.
 
 
Todos los caminos
conducen a Rímini
 
Áriminium era el nombre que el pueblo tenía en los tiempos de los emperadores romanos y de allí, se dice, partía la Via Emilia. En la época medieval, la familia Malatesta fue ama y señora durante dos siglos, pero cuando Federico Fellini nació, el 20 de enero de 1920, Rímini era un pueblo de menos de cincuenta mil habitantes, un discreto balneario en la costa del Adriático, en la Romaña, al sur de Venecia. Hijo mayor d...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Juan Carlos González A

Es editor de la revista Kinetoscopio y autor del libro "François Truffaut. Una vida hecha cine" (Panamericana Editorial, 2005).

Noviembre de 2003
Edición No.50

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

La muerte de un funcionario público


Por Anton Chejov


Publicado en la edición

No. 202



Lean este cuento con una bufanda puesta [...]

Yo no maté a Rubén Blades


Por Daniel Centeno Maldonado


Publicado en la edición

No. 204



Perfil del abogado, ministro y cazador de zombis que revolucionó la salsa. [...]

Cartapacio


Por Orlando Echeverri Benedetti


Publicado en la edición

No. 203



Cada una de estas notas es el germen de un gran texto. El autor de esta bitácora, escarbador de profesión, las ofrece para otros curiosos que, como él, quisieran escribirlos. [...]

Supermoro y la kriptonita brasileña


Por Mariana Toro Nader


Publicado en la edición

No. 203



Sérgio Moro, el osado juez que procesó a Lula da Silva y reveló un entramado de corrupción de alcance latinoamericano, decidió colgar la toga y unirse al que la izqu [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores