Google+
El Malpensante

Poesía

Breve historia del pene

y aledaños, a través de los siglos y los años

Según el manuscrito conservado por León Cadavid

Por allá en los años sesenta, un montón de intelectuales medio borrachos y medio inspirados comenzaron a soltar seguidillas de versos obscenos en algún café del centro de Bogotá. El arranque espontáneo se convirtió en un ejercicio habitual: se pasaban la pelota y entre todos iban armando los poemas que conformarían La historia del pene y aledaños a través de los siglos y los años.   

© Skyscan | Corbis

 

[Orígenes]

Vencido Adán por femeninas tretas

a Eva preguntó: ¿Por dónde orinas?

Repuso ella, cogiéndose las tetas:

Yo me aguanto las ganas, ¿tú qué opinas?

 

Se presume que fue, de esta manera,

como el mundo llegó a la berraquera.

Y la herencia que de Eva se recibe

en los próximos versos se describe.

 

La Biblia en sus libros iniciales

poco habla de las partes genitales.

Pero se dice, con saber rotundo,

que el tórtolo es el eje de este mundo.

 

Dicen que el malparido de Caín

mató a un equino y le arrancó el tomín.

Y, blandiendo tal arma con la mano,

a tortolazos liquidó a su hermano.

 

Y el Arcángel Gabriel caparlo quiso

más Caín escapó del paraíso

y refieren que errante y vagabundo

fue en eso de tirar el más profundo.

 

Se cuenta que en el Arca de Noé

tiraban acostados y de pie

y que en medio de tanta confusión

hasta la pulga tuvo menstruación

y que gozaban allí los animales

frotándose las partes genitales.

 

Noe, borracho que en la historia asoma,

tuvo fe inquebrantable en la “paloma”

y disponía de un servil copero

que usa ya bigote minetero.

 

Nos dice Babilonia la indiscreta

que Sansón se acabó por la bragueta

y que Dalila en memorable juerga

le peluqueó los pelos de la verga.

 

Dicen que Malaquías, el Profeta,

fue el primero en batirse la puñeta

y que Moisés, atravesando el Nilo,

se lo dejó mamar de un cocodrilo.

 

Diéronle a Sansón, ciencia infinita,

los dulces polvos de la Sulamita

y quiso, corrompido tan feroz,

clavar a un niño y dividirlo en dos.

 

Cuentan que David cuando cantaba

con las manos el pene se agarraba

y que a Goliat, después de varias pruebas,

le asestó un caucherazo por las guevas.

el impúdico pueblo de Gomorra

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Santiago Zubieta

Que obscenidad, que genialidad!

lyna sanchez

jajajaj que imaginacion, capacidad y astucia, que en gracia tal artefacto impacta!

lyna sanchez

jajajaj que imaginacion, capacidad y astucia, que en gracia tal artefacto impacta!

Adriana Salazar

jajajajajjaa muy bueno!!!! pero el personaje de la ciencia infinita en el poema "origenes" no es Sanson, es Salomon!!!! Sin embargo muy bueno me gusto!!

Su comentario

El Malpensante

Agosto de 2009
Edición No.100

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

Café instantáneo


Por


Publicado en la edición

No. 204



Por Cigarra Entinta y Karim Ganem [...]

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

Y las palabras son esquivas


Por Arturo Charria


Publicado en la edición

No. 204



Nuevas Voces [...]

Reina, esclava o mujer


Por Fernanda Melchor


Publicado en la edición

No. 202



Seis años después de ser nombrada soberana del Carnaval de Veracruz, Evangelina Tejera es acusada de asesinar a sus dos hijos. Los hechos que horrorizaron al puerto, y que originaron un [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores