Google+ El Malpensante

Coda

Personas y ambientes

A propósito de países de segunda con gente de primera, el caso mexicano puede ilustrar un par de realidades muy pertinentes para Colombia.

© Corbis

 

México está lleno de personas valiosas, aunque los resultados del país sean decepcionantes. El problema está en cómo se conectan los mexicanos entre sí. La capacidad colectiva no es una simple suma de capacidades individuales. Un esfuerzo conjunto puede valer mucho más o mucho menos que la suma de sus partes. Todo depende del modo de operar. Por eso, un bracero improductivo en México puede llegar a crear una cadena de empresas en Estados Unidos, un investigador sin futuro en México puede alcanzar allá el premio Nobel; y, sin salir de México, una misma persona puede tener rendimientos muy distintos al pasar de un contexto operativo a otro.

Hay una relación ecológica entre personas y ambientes. No es difícil imaginar buenos equipos que se arruinen intercambiando al azar, unos con otros, la mitad de sus miembros. Aunque la suma total de las personas valiosas siga siendo la misma, el resultado total se desploma por los problemas de adaptación y circunstancias en el momento de hacer los cambios. De igual manera, los equipos mediocres pueden mejorar intercambiando personas, si cada una es asignada al puesto perfecto para el desarrollo del proyecto, de la persona y del equipo, en ese momento. La misma suma de talentos produce más.

¿De dónde salen las iniciativas para estos cambios positivos? Normalmente, de líderes capaces de establecer metas realistas y valiosas, jerarquizarlas y organizar a los demás: reclutar gente idónea (muchísimas personas valiosas no son idóneas para este caso, en este momento), deshacerse de la que no funciona (aunque sea valiosa), establecer métodos y reglas inteligentes, hacer que se cumplan, premiar y castigar con justicia, mantener el rumbo o corregirlo oportunamente, animar a todos y a cada uno. Lo cual es difícil o imposible sin el control de la situación. Por eso, es más fácil que las iniciativas de mejora puedan desarrollarse en islotes de excelencia, ya sea individuales o en equipos pequeños y poco conectados con estructuras externas.

Hay adaptaciones viciosas. Si una persona activa entra a un equipo donde la cosa es calmada, puede descubrir que los demás aprovechan su diligencia para hacer todavía menos que antes, o peor aún: que le impiden actuar, para que no los ponga en evidencia. Tiene que irse, marginarse o adaptarse. Lo mismo sucede con un buen equipo obligado a interconectarse con...

Página 1 de 1

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Gabriel Zaid

Su último libro, publicado por Debate en 2013, se titula 'Dinero para cultura'.

Agosto de 2009
Edición No.100

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Huesos y pelo


Por Pilar Quintana


Publicado en la edición

No. 194



Un cuento  [...]

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

Tres piedritas hepáticas


Por Hernán Bravo Varela


Publicado en la edición

No. 193



De manufactura muy diversa, pero igual de encantadora, este trío de ensayos aborda la música, el cine y el sentido del gusto (incluyendo el gusto por el arte) con un ingenio prodigioso. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores