Google+
El Malpensante

Breviario

De cómo los jóvenes cambiaron la industria de la música

Traducción de Jorge López

La historia reciente de la industria musical parece ser la de la batallla entre dinosaurios moribundos y pequeños e inteligentes mamíferos "ladrones".

© Flith. Corbis

De muchacho, pasé innumerables horas absorto, grabando mis canciones preferidas de la radio. Había tantas canciones y yo tenía tan poco dinero. (Y si una moto o un camión de carga pasaba veloz por mi casa mientras grababa, baladas como “Crimson and Clover” obtenían cierta carnosidad en sus huesos etéreos).

Ya en esa época, las empresas disqueras consideraban como ladronzuelos a gente como yo. Al grabar de la radio, les sacaba dinero de los bolsillos, pan de la boca y cocaína de las narices a sus artistas y ejecutivos.
La batalla entre el cliente y la empresa disquera solo se ha intensificado desde entonces. El oyente grita “¡Amor!”, el ejecutivo de la disquera grita “¡Robo!” y el músico –igual que siempre– grita “¡Págame!”. Ahora Greg Kot, un crítico musical y uno de los anfitriones de un programa de radio sobre el rock’n’roll, nos dice lo que ocurrió en Ripped: How the Wired Generation Revolutionized Music, su bien reseñado libro sobre la era de Internet.
Ripped abarca desde la época en que las compañías disqueras rechinaban los dientes ante la creciente moda de grabar en casa, a los ataques descarados de los editores musicales al sampleo del hip-hop, a la vida, muerte y canonización de Napster, al iPod y más allá. También examina la constante consolidación –en las empresas musicales, la radio y la promoción de conciertos– que ayudó a dirigir la implosión de la industria musical.
Luego están los miserables oyentes, insatisfechos con el mantecado light que se dispensa en la radio y en las tiendas de discos: ¿alguien pidió Backstreet Boys? Pero una vez que descubren que pueden compartir los archivos con sus pares y utilizar el quemador de CD, ya nadie puede detenerlos. Las disqueras tratan de usar tácticas de mano dura y pierden. No pueden lidiar con la sapiencia guerrillera de los muchachos computarizados y una sed insaciable de música.
Kot también escribe sobre artistas establecidos como Prince, Radiohead y Wilco (es el autor de un libro sobre Wilco) que se crecieron durante la era digital porque no se quedaron sentados lloriqueando como punks emos mi...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Dana Jennings

Su libro más reciente es Sing Me Back Home.

Diciembre de 2009
Edición No.104

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

La mano que le falta a mi madre


Por Rodolfo Lara Mendoza


Publicado en la edición

No. 204



Nuevas Voces. [...]

Delicadeza


Por Liliana Heker


Publicado en la edición

No. 203



Dossier de Ficción [...]

Reina, esclava o mujer


Por Fernanda Melchor


Publicado en la edición

No. 202



Seis años después de ser nombrada soberana del Carnaval de Veracruz, Evangelina Tejera es acusada de asesinar a sus dos hijos. Los hechos que horrorizaron al puerto, y que originaron un [...]

Lo que el abrazo abarca


Por Juan Miguel Álvarez


Publicado en la edición

No. 202



Una mujer desplazada por la guerra coincide con un exparamilitar en un centro de reconciliación del Caquetá. Ahí donde también se suman ahora exguerrilleros, se miran, se m [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores