Google+ El Malpensante

Reseñas

Antología de un nefelibata

Una reseña sobre Érase mi alma, antología de Giovanni Quessep 

Giovanni Quessep, Érase una vez mi alma. Universidad de Antioquia, 2009. 244 páginas

A sus setenta años –nació el 31 de diciembre de 1939–, con once libros publicados, varias antologías y una impecable edición de su obra reunida, Metamorfosis del jardín –editada por Galaxia Guntenberg en España–, Giovanni Quessep es una de las figuras centrales de la poesía viva colombiana. Discreto, silencioso, con fama de excelente profesor, además solo aparece a través de sus libros como aquel finísimo poeta que no quiere ocupar ningún lugar público, como quien renunció a la moda desde su adolescencia, la edad en que la moda parece obligatoria.

Hace algunos años, Piedad Bonnett logró una extensa y reveladora entrevista con el poeta (que aparece en un libro publicado por la Universidad de Antioquia, Imaginación y oficio); en ella el poeta habla de su infancia, de su etapa formativa, de cómo escribe los poemas, de lo que piensa de la poesía. Allí cuenta, por ejemplo, que cuando terminó el primero de bachillerato en Cartagena, un profesor le regaló la versión en prosa de la Comedia del Dante, acaso propiciando, abriendo el camino para que muchos años después, graduado de la Javeriana, postgraduado del Instituto Caro y Cuervo, en 1966, el poeta viajara a Perugia a estudiar, entre otros cursos, la célebre Lectura Dantis en la que, durante dos años, leían y comentaban en la clase, canto por canto, la célebre obra dantesca.

Más tarde, cuando estudiaba los últimos años de la secundaria en Sincelejo, otro profesor, Panesso Robledo, le hacía aprender de memoria poemas de Garcilaso, de Lope, de Góngora, de san Juan de la Cruz. Cuando supo que Rubén Darío se encerró muy joven a practicar las normas de rima y versificación del castellano, Quessep, con fervor adolescente, hizo lo mismo, se encerró a imitar a todos los clásicos, incluyendo al propio Darío. Cuando lo cuenta, Nicanor Vélez añade: “Cómo olvidar aquí cuando Rubén Darío cita a Coppée: ‘¿Qué podría yo imitar para ser original?’”.
No era bachiller, pues, y ya Quessep tenía su propio taller, inigual...

Página 1 de 1

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Darío Jaramillo Agudelo

Poeta, novelista y ensayista. Se desempeñó como subgerente cultural del Banco de la República, dirigió el Boletín Cultural y Bibliográfico y es miembro de los consejos de redacción de la revista Golpe de Dados. Invitado Festival Malpensante en el 2009. Ganador del premio Nacional de poesía en 2017

Diciembre de 2009
Edición No.104

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Tres piedritas hepáticas


Por Hernán Bravo Varela


Publicado en la edición

No. 193



De manufactura muy diversa, pero igual de encantadora, este trío de ensayos aborda la música, el cine y el sentido del gusto (incluyendo el gusto por el arte) con un ingenio prodigioso. [...]

Huesos y pelo


Por Pilar Quintana


Publicado en la edición

No. 194



Un cuento  [...]

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores