Google+ El Malpensante

Correo

Por favor, dejen así; te hablo desde la prisión;Otra postal de La Habana; Elogio del coemehierros

Los lectores opinan

Por favor, dejen así

Con profundo pesar leí el editorial de la edición 105.

No es posible que luego de 14 años sin expresar opiniones políticas, algo que considero excelente, salgan a defender la recusación del referendo con un argumento flojo y poco profundo. Quizás se deba precisamente a la falta de experiencia. De cualquier modo, la argumentación no está a la altura de la revista. Pareció que le estuvieran haciendo un favor a algún antiuribista.
 
Una semana después del fallo de la Corte, elogiado desde diferentes frentes, pero también criticado fuertemente con sólidos argumentos, sostengo mi tesis de que, con independencia de los vicios y formas, la decisión debió haber pasado por las urnas.
 
Yo firmé la solicitud del referendo haciendo fila para entrar a un partido de fútbol en Medellín. Tranquilos y sin ningún tipo de presión, algunos aceptaban firmar y otros no. Algo sencillo y hermoso que solo la democracia puede permitir.
 
Un allegado me dijo que no estaba de acuerdo con un tercer mandato de Uribe porque le podía pasar lo mismo que a Winston Churchill, quien no fue reelegido por el pueblo inglés porque había sido elegido para la guerra y no para después de la guerra. Ante eso, repliqué: ¿acaso ya se acabó la guerra?
 
Creo que fue el mismo Churchill quien dijo que el sistema democrático no es perfecto, pero al menos es el menos imperfecto de todos. ¿Es perfecta la democracia colombiana? ¿Existe una democracia perfecta? Traigo a colación el ensayo de Arundhati Roy publicado en el número 103, el cual hace profundas críticas a la que se considera la mayor democracia del planeta, la india.
 
Critican ustedes la posibilidad de un tercer mandato de Uribe. Si eso es malo, ¿acaso no es un defecto de esa democracia imperfecta? ¿Acaso esa posibilidad no se podría comparar con la dialéctica de Marx? ¿No podría ser el primer gobierno de Uribe la tesis de un mandato basado en la Seguridad Democrática, el segundo la antítesis y el tercero la síntesis, con los beneficios que plantea esta teoría?
 
No soy adivino para saber cómo sería otro gobierno de Uribe. Al parecer ustedes lo son, pues sugieren que de haber pasado el referendo el tercer mandato sería un hecho. Mucho me temo que ...

Página 1 de 1

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Lectores El Malpensante

Marzo de 2010
Edición No.106

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

Tres piedritas hepáticas


Por Hernán Bravo Varela


Publicado en la edición

No. 193



De manufactura muy diversa, pero igual de encantadora, este trío de ensayos aborda la música, el cine y el sentido del gusto (incluyendo el gusto por el arte) con un ingenio prodigioso. [...]

Huesos y pelo


Por Pilar Quintana


Publicado en la edición

No. 194



Un cuento  [...]

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores