Google+ El Malpensante

Deportes

Defensa de Tiger Woods

 Tiger Woods, riqueza, sexo e intimidad al servicio del público.

© Fernando Vicente

Al pobre lo han sentado en el patíbulo como reo de sus amoríos. Le han hecho pedir perdón y le han buscado ayuda psicológica. Lo han exhibido como un monstruo, un mal ejemplo para los niños y un peligro para las mujeres. Sus patrocinadores, para seguir sacándole el jugo, le han exigido que se comporte como un buen marido. Su esposa, más humillada por el escándalo que por las infidelidades, abrigó la opción del divorcio, que para ella significaba una gruesa suma en dólares, un negocio redondo en una sociedad que se rige por las lumbres del dinero. ¿El diagnóstico? Adicto al sexo, una nueva enfermedad que suplantó la belleza expresiva de la ninfomanía y la satiriasis, y que en términos corrientes también se conoce como hipersexualidad, una condición que ostenta el 6% del género humano.

Las sociedades occidentales contemporáneas, influidas de antaño por las culpas pecaminosas del cristianismo y los hallazgos freudianos acerca de la sexualidad (un profesor de psicoanálisis que tuve en la universidad afirmaba que las grandes motivaciones humanas son eminentemente psicosexuales), han pretendido psiquiatrizarlo todo, a tal punto que algunas singularidades de la conducta de los adultos, quienes en uso de su libertad se alejan del patrón convencional, se ven encasilladas y rotuladas bajo el ominoso rubro de patologías de la mente. Esas mismas sociedades, en sus grupos llamados progresistas, también son capaces de desestimar los prejuicios tradicionales y estimular la docencia (es el caso de Extremadura y Andalucía, en España) sobre la masturbación juvenil como fuente segura de placer y de control de embarazos no deseados. En este caso no se trata de ningún descubrimiento. La masturbación es inherente al instinto humano, y fuente primigenia de sensaciones eróticas. La pregunta es, como lo subraya Mario Vargas Llosa, de qué forma se darán las clases y cómo será la evaluación de los alumnos, porque nada indica que excluir al sexo de la intimidad contribuya a mejorarlo; más bien lo que hace es trivializarlo, del mismo modo en que hacerle perder su misterio y sentido de aventura privada en nada contribuye a su refinamiento.

Tiger Woods no es un sátiro. Es un deportista joven, famoso y rico, y eso ejerce un inmens...

Página 1 de 1

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Álvaro Bustos González

Es columnista de El Meridiano de Córdoba

Abril de 2010
Edición No.107

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Tres piedritas hepáticas


Por Hernán Bravo Varela


Publicado en la edición

No. 193



De manufactura muy diversa, pero igual de encantadora, este trío de ensayos aborda la música, el cine y el sentido del gusto (incluyendo el gusto por el arte) con un ingenio prodigioso. [...]

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Huesos y pelo


Por Pilar Quintana


Publicado en la edición

No. 194



Un cuento  [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores