Google+ El Malpensante

Ficción

Cessna a 188

Cristóbal Ponce celebró sus sesenta años con una parrillada dominical en un hangar, junto a sus únicas posesiones: un monoplaza fumigador Cessna y un viejo Piper Arrow de entrenamiento. El hangar estaba en el aeródromo de un polígono industrial.

Ilustración de Victor Ortíz (Iconblast)

Cristóbal Ponce celebró sus sesenta años con una parrillada dominical en un hangar, junto a sus únicas posesiones: un monoplaza fumigador Cessna y un viejo Piper Arrow de entrenamiento. El hangar estaba en el aeródromo de un polígono industrial.

El fumigador era el único activo de Cristóbal pues ya no era aerotaxista ni daba clases de vuelo. “Activo es todo lo que pone dinero en tu bolsillo”, había escuchado decir alguna vez a su hijo, el economista. Le gustaba repetirlo, viniese o no a cuento.

Aunque el biplaza de entrenamiento era anticuado –tenía casi cuarenta años–, el mercado de los aviones es muy sentimental y siempre habría quien quisiera un Piper Arrow todavía en condiciones de volar. Una academia de vuelo costarricense le había ofrecido hacía poco casi ochenta mil dólares por él. Pero Cristóbal no pensaba desprenderse del biplaza a menos que fuera absolutamente necesario. “Es ahorro volante; no tengo plan de retiro”, decía. Vivía exclusivamente de las fumigaciones.

A la parrillada vinieron un joven piloto destajista, un médico asimilado a la Guardia Nacional, un abogado, las esposas de éstos y una mujer que había contratado servicios de fumigación agrícola hacía unas semanas.

La mujer se llamaba Herminia Collado, tenía un rebaño de búfalos de agua y había iniciado un cultivo de arroz en una sabana anegadiza. Había llamado por teléfono para indagar tarifas y condiciones. A Cristóbal le gustaron su voz carrasposa y el modo desenvuelto de cerrar el trato. En los días que siguieron a la llamada se preguntó varias veces qué edad podría tener la voz de Herminia.

Quedaron en que, al regreso de otra fumigación en una hacienda cercana, el piloto sobrevolaría la finca de arroz para evaluar los requerimientos del trabajo. Antes de colgar, Herminia dijo que en su hacienda había una pista de cuatrocientos metros, algo enmontada y bastante en desuso, pero que podía hacerla acondicionar en cuestión d...

Página 1 de 4

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Ibsen Martínez

Invitado del Festival Malpensante 2009. Su última novela es 'Simpatía por King Kong'.

Julio de 2010
Edición No.110

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Tres piedritas hepáticas


Por Hernán Bravo Varela


Publicado en la edición

No. 193



De manufactura muy diversa, pero igual de encantadora, este trío de ensayos aborda la música, el cine y el sentido del gusto (incluyendo el gusto por el arte) con un ingenio prodigioso. [...]

Huesos y pelo


Por Pilar Quintana


Publicado en la edición

No. 194



Un cuento  [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores